Construye una filosofía de vida integradora

Construye una filosofía de vida integradora

Compartir:

Construye una filosofía de vida integradora para tu beneficio personal y así podrás adquirir la fuerza necesaria para aportar a los demás en todas las esferas de tu vida.

La filosofía de la integración, utiliza la visión coherente de la aceptación de las diferencias, la búsqueda de la equidad e impregna iniciativa en diversos campos, con el objetivo de buscar balances y soluciones internas que manifiesten armonía en tu forma de vivir e interactuar.

 



Construye una filosofía de vida integradora

La filosofía resuelve problemáticas, es decir, crea esquemas de pensamiento que se encargan de hacer más claro el entendimiento de los problemas.

Los problemas que nunca faltan, las sorpresas que nos “mueven el piso” y aquello que significa estar vivos, se lleva mejor cuando reflexionamos en modo integrador. Cada problema, si es visto como un reto reflexivo, disminuye en afectación, y se incrementa la probabilidad de resolución.

Reflexionemos acerca de la dimensión, peso e impacto de los problemas en nuestra vida

La filosofía de vida integradora, nos ayuda a “poner los puntos sobre las íes”, apuntar desde la reflexión a la coherencia, al estado de calma, con el fin de permitirnos encontrar conclusiones (hallazgos de pensamiento) que aporten a un estilo de vida más estable.

El tamaño de un problema, la cantidad de “ramificaciones” que lo hacen “denso” o no, nuestra percepción, el hecho de asumir que desconocemos a priori, las formas de resolverlo (que siempre existen) y sobre todo, cómo genera relaciones de causa-efecto en nuestra vida, son motivos suficientes para apostar por integrar estos elementos en una reflexión que nos ayude a menguar el daño que solemos hacernos al ir por la vida sin norte, desalentados y sin energías.



Las diferencias y las distancias son espacios vacíos de un solo conjunto vital

La desintegración que vivimos actualmente, fundada principalmente en el individualismo, la hiper valoración de la opinión, y los desafíos culturales y educativos que nos separan, se acrecienta cuando dejamos de convivir en la diferencia y la distancia.

La convivencia ideal para enfrentar la diferencia y la distancia tiene relación con la filosofía de vida integradora, pues reconoce a todos los seres humanos como parte del mismo conjunto vital, caracterizados justamente por esos dos elementos.

  • Nacimos distanciados en territorios que aportan experiencias distintas.
  • Somos diferentes en todo nuestro ser.
  • Es el proceso de culturización que siempre se desarrolla entre los pueblos, el que tienda a vincularnos.

¿Por qué ir contra ese flujo natural producto de nuestras necesidades humanas? Las mujeres y hombres que valoran la construcción de una filosofía de vida integradora, rescatan como aporte, todo tipo de manifestación humana, sin ataduras mentales, y con ellas, desarrollan bases importantes de pensamiento.

Construye una filosofía de vida integradora desde la aceptación del concepto de conjunto vital. 
Construye una filosofía de vida integradora desde la aceptación del concepto de conjunto vital.

Filosofía como base para lo concreto y real

La filosofía de vida integradora no va por un camino de nubes, como cualquier pensamiento reflexivo humano y que busca entender para resolver. No se trata de asumirla para luego, tras el resultado, abandonar el método.

La reflexión interna con objetivos de integración externa, la interrelación con otras personas, la identificación de valores clave, aportes de impacto social y hasta el mismo emprendimiento como un canal de enseñanza para la mejora de todos, son aspectos concretos y reales de la misma filosofía.

Creer en lo utilitario es solo el primer escalón, la realidad misma, inobservable en su totalidad, puede ser aprehendida si acaso apostamos por integrar pensamientos, diferencias y evoluciones culturales, sin desacreditar ningún proceso.

Enlaces recomendados en Overflow.pe

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Responde por favor: 56 − 53 =