10 beneficios de formalizar un negocio - Overflow.pe

10 beneficios de formalizar un negocio

Los beneficios de formalizar un negocio son diversos y permiten a los emprendedores desarrollar sus empresas aprovechándolos al máximo.

Existe sin embargo una forma de pensar contraria al hecho de formalizarse.

En parte por los malos ejemplos que a diario vemos en cuanto al uso de nuestros impuestos, por otro lado, porque solo recibimos las malas noticias por parte de quienes se formalizan e incumplen responsabilidades y finalmente, porque se desconoce el proceso de formalización, que hoy, puede ir acompañado de regímenes tributarios que proponen también beneficios conexos.

En este artículo vamos a analizar la temática enfocados en 10 aportes de la idea de formalizar un negocio en el Perú, que entendemos puede aplicar a otras latitudes.

 



Ideas que desmotivan formalizar un negocio

Por lo general los emprendedores vemos importante el camino hacia la formalización, sobre todo ahora que muchos ya hemos revisado y aprendido más sobre este espacio, gracias a la experiencia o a los talleres de la Sunat.

A pesar de ello, todavía la informalidad es masiva, ya que no valoramos correctamente los beneficios de formalizar un negocio y, por el contrario, el día a día nos gana en muchos casos, y en otros, nos enfocamos en asociar a la "formalización" como parte del fracaso emprendedor, y retrocedemos.

Algunas ideas que nos desmotivan son:

  • El incumplimiento del pago de tributos, asociado a multas e intereses excesivos.
  • La mala gestión de finanzas, que terminan en quiebras imposibles de resolver.
  • Las deudas a trabajadores y proveedores que generan mayores inconvenientes.
  • Las diferencias entre socios en relación a la gestión del negocio.

Generalmente, la desmotivación sobre formalizar tiene además mucha desinformación acerca de los beneficios que los emprendedores podemos obtener de ella.

Muchas veces no se logran visualizar los beneficios de formalizar un negocio - Overflow.pe

Entre el miedo y la desinformación sobre los tributos

Ver la imposición tributaria como una futura multa, es pensar que la gestión de tributos terminará en incumplimiento de nuestra parte, antes de que cometamos ese lamentable error.

Te recomendamos 2 artículos antes seguir, y luego volver:

Evitar gastar formalmente, pensando que ello nos ayudará a no pagar más impuestos, es un contrasentido sin explicación, que no debería haberse difundido entre las prácticas más usuales, como aquella de no registrar las ventas, o solicitar "facturas" de gasolina a los amigos.

Es una lástima que prolifere mucha desinformación al respecto, y los emprendedores ingresen tarde o temprano, en un espacio de riesgos.

La elusión y la evasión tributarias, distorsionan la información de gestión de los negocios y son los que añaden las multas e intereses, que terminan afectando gravemente las operaciones; los emprendedores que no cometen este tipo de acciones, no son multados.

Existe informalidad, es cierto, pero también se "sobre vende" el fracaso emprendedor asociado al hecho de formalizar un negocio, cuando en realidad, la formalización puede ser la puerta de entrada a muchos beneficios importantes, tanto como el impulso para seguir creciendo en el mercado.

La mejor forma de enfrentarse a la necesidad de formalizar un negocio, antes de hacerlo, tiene que ver con buscar información, examinar la experiencia de otros emprendedores y sobre todo, asesorarse de forma profesional al respecto.

Los beneficios de formalizar un negocio

10 son los beneficios de ser formal en los negocios

  1. Un mayor nivel de transparencia en el mercado.
  2. Mejor imagen y seriedad ante los clientes.
  3. Separación del patrimonio personal en la persona jurídica
  4. Acceso a un mercado formal con mejores niveles de ventas.
  5. Listos para la expansión internacional.
  6. Gestión integral del crecimiento vía inversiones y capitales
  7. Acceso al crédito fiscal, beneficios tributarios y cálculo de tributos.
  8. Mayor capacidad para analizar resultados y tomar decisiones basadas en la gestión contable.
  9. Participación en licitaciones públicas para venderle al Estado.
  10. Contribución directo con las inversiones estatales en el País y el impacto en su desarrollo.

1. Un mayor nivel de transparencia en el mercado.

Los negocios informales suelen encubrir todo tipo de datos o accesibilidad a la información.

Los negocios formalizados registran información pública de diversas maneras, sobre todo cuando nacen como tales y deben obtener identificaciones como contribuyentes, o cuando declaran a sus trabajadores, abren una tienda o difunden la dirección de su oficina con libertad.

Lo anterior es muy beneficioso para dar signos al mercado y otros grupos de interés, que estimulan la confianza e incrementan las posibilidades de hacer negocios serios.

Revisa este artículo antes de seguir: Antes y después de abrir un nuevo negocio

 

2. Mejor imagen y seriedad ante los clientes.

La formalidad ofrece además un impacto directo en la imagen del negocio, principalmente desde los clientes, que reconocen inmediatamente a una organización con registros validados, autorizaciones sanitarias (si es el caso), licencias de funcionamiento y otros tipos de formalidades que brindan entidades municipales o de gobierno.

La imagen de una empresa, en su ámbito formal, es muchas veces preferida al momento de realizar compras de productos o depositar la confianza en la adquisición de servicios que tenga relación con la integridad física o emocional del comprador.

3. Separación del patrimonio personal en la persona jurídica

Un especial beneficio, al formalizar un negocio, pero aplicado únicamente a la forma de la persona jurídica, tiene que ver con la separación del patrimonio de los dueños, de aquel que se asigna a la empresa.

Esto permite derechos similares a los de la persona humana: identidad, derechos de autor, reclamos judiciales, entre otros, y por supuesto responsabilidades, siempre relacionadas con ese capital declarado.

En el caso de las personas naturales con negocio o los emprendedores autónomos, la responsabilidad es total debido a que asumen riesgos con todo su patrimonio.

En el Perú, por ejemplo, si estás pensando en formalizar un negocio pequeño gestionado por tu persona, puedes empezar como una Empresa Individual de Responsabilidad Limitada, llamada EIRL e ir creciendo en su forma poco a poco según las necesidades de tus operaciones.

También se encuentran disponibles la SA (Sociedad Anónima), SAC (Sociedad Anónima Cerrada), SAA (Sociedad Anónima Abierta), SRL (Sociedad de Responsabilidad Limitada), entre otras.

Antes de continuar te recomendamos revisar este artículo: ¿Cómo constituir online una empresa en 72 horas en el Perú?

Ahora bien, cuando se trata de definir cómo se formalizarán los patrimonios que participan en un negocio, un tema de vital importancia es la selección del mejor socio empresarial para lograrlo.

Los emprendedores, no tienen fácil un camino para elegir al socio ideal pues solemos pensar de muchas maneras diversas, y sin una capacidad para integrar todas esas visiones, las sociedades pueden quebrarse en el camino, o inclusive antes de empezar.

4. Acceso a un mercado formal con mayores niveles de ventas

¿Te imaginas tener que ocultar tu publicidad, limitar tus acciones de ventas y contacto con el mercado o esconderte de las acciones de fiscalización?

¿Y mientras tú, siendo informal, con qué nivel de libertad pueden tus competidores exponer en toda la ciudad sus ofertas y promociones?

Esa es la ventaja que permite a un negocio formalizado, acceder a un mercado formal y por lo tanto, tener mayor posibilidad de actuar en él, promoviendo sus servicios sin limitantes.

Eso no quita que lo que se venda, cómo se venda, el mensaje o la interacción con clientes pase a ser informal. En cualquier caso, Indecopi por ejemplo, regula la competencia desleal y protege a todos los emprendedores formales de este tipo de conductas entre pares.



5. Listos para la expansión internacional

Uno de los beneficios de formalizar un negocio que mayor impacto crea en los resultados de ventas, tienen relación con expandirse en el mercado internacional.

Para lograrlo, las empresas formales pueden ingresar a ferias internacionales o representar negocios extranjeros en el mercado local, vender a grandes compradores o exportar sus mejores productos o servicios.

El mercado internacional, con todos sus beneficios, es algo inherente a los negocios formales.

Los procesos y gestiones necesarias para acceder al comercio internacional, con excepción de aquellos volúmenes menores, que se pueden exportar en algunos casos, como personal natural, exigen el registro de una empresa formal.

Los niveles de compras en mercados internacionales, además, podrían exigir que más de una empresa se asocie para cumplir un pedido, lo que otra vez, demandará ser formal para poder firmar acuerdos y contratos que los compradores deberán aceptar también.

6. Gestión integral del crecimiento vía inversiones y capitales

Como señalamos, las empresas formales pueden separar capitales personales de los empresariales, limitando la responsabilidad a estos fondos y su accionar con ellos.

Otro beneficio relacionado es que esos capitales pueden incrementarse con diversas formas y estar enfocados en el crecimiento.

Por ejemplo:

  • Vender acciones o participaciones a terceros.
  • Emitir nuevas acciones para incorporar nuevos socios.
  • Vender toda la empresa.

Son ejemplos de como una posición formal puede ayudar al emprendedores que represente esas acciones a convertir su esfuerzo en un valor negociable y eso, según cómo se disponga y regula, puede ayudar a fundar otros negocios o a crecer en el mismo.

7. Acceso al crédito fiscal, beneficios tributarios y cálculo de tributos.

Cuando una empresa formal realiza un gasto, al mismo tiempo está pagando e influyendo en el cálculo del pago de dos impuestos que son los más importantes:

  • Impuesto General a las Ventas (IGV)
  • Impuesto a la Renta.

Las Ventas emitidas a sus clientes están gravadas en el Perú con el IGV, que en otros países puede llamarse de muchas otras formas, y que es un impuesto al valor agregado, es decir a la producción de bienes y servicios.

El Impuesto a la renta, es un impuesto que grava la utilidad bruta de una empresa y se calcula sobre una base imponible que se haya tras descontar los gastos válidamente emitidos y aceptados por las normas contables según las operaciones de la empresa.

El IGV se aplica al precio y es cobrado por las empresas, al realizar el pago, debemos descontar el IGV pagado por las empresas, realizando los cálculos según el mes de operaciones.

El impuesto a la Renta en el Perú, se adelanta mediante pagos mensuales aplicados al Valor bruto de las ventas, donde los porcentajes varían según el régimen tributario en el que la empresa formalizada se encuentre.

Muchas veces el pago de impuestos se ve como un perjuicio para el negocio, pero esto ocurre cuando no se registran los gastos y en consecuencia se incrementan las bases aplicables; cuando se desconoce el aporte real de la Contabilidad en los negocios, o cuando a pesar de ya ser formales, se arrastran varias costumbres informales en cuanto a la gestión tributaria, de costos y control del flujo de efectivo.

8. Mayor capacidad para analizar resultados y tomar decisiones

Basadas en la gestión contable y administrativa, la información sobre las operaciones, exigible en los casos de las empresas formales, en declaraciones como las descritas en el punto anterior, tienen la ventaja de ofrecernos información sobre el comportamiento del negocio.

Las empresas que no son formales, usualmente, tienen la dificultad de no disponer de procesos que les brinden información y por lo general van a ciegas en estos aspectos.

Podrían disponer de una liquidez mayor dado que no pagan impuestos, pero en términos de gestión del negocio, una rápida auditoria, demostrará en la mayor cantidad de los casos, pérdidas por gestión, omisión, falta de control, duplicación de tareas, y sobre todo, por que la informalidad es inherente a todo tipo de acuerdos y ejecuciones.

La toma de decisiones con información, es una causal de impacto en las ventas que ayuda a los negocios a crecer siendo formales.



9. Participación en licitaciones públicas para venderle al Estado.

Las empresas que se formalizan tienen acceso a los programas de beneficios integrales que el Estado peruano promueve, como en el caso del registro Repyme por ejemplo.

En ese y también a otros procesos formales de registro empresarial, el acceso a los procesos de licitación se dan, de acuerdo a los niveles de complejidad, naturaleza de la compra, locación de entrega, y según su tamaño e historial, ya que se evalúa a los postores con el fin de asignar puntajes y elegir al seleccionado.

Venderle al Estado puede ser interesante cuando somos proveedores formales que pueden cumplir con lo que exige cada contratación y no caer en incumplimientos que generan multas, devoluciones o perjuicios a la empresa.

Por otro lado, es cierto que en algunos casos, la corrupción en este tipo de procesos puede darse, pero sólo asumir procesos bajo una dinámica formal, nos da el derecho de elevar quejas, reclamos y buscar soluciones legales en entidades que se dedican al control de otras entidades del Estado.

 

 

10. Contribución al país

El Presupuesto general de la Nación, que incluye las inversiones en todos los campos en el que el país se beneficia con infraestructura, salud, cultura, educación, transporte, comercio, entre otros rubros, deviene del proceso de formalización de empresas como una de sus fuentes.

La regulación de las compras, otros tipos de impuestos y otros tipos de ingresos que percibe el Estado peruano, se unen en el dinero disponible para el desarrollo del país.

Es por ello que ser formal implica aportar con ese desarrollo.

Lo que resta quizá, para que este llegue cada vez a más personas, es contribuir con los valores éticos y como empresarios, emprendedores y gente de negocios, promover la reflexión ética en los negocios, junto a la acción coherente con ella, es el camino adecuado a seguir para beneficio de todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *