Productividad laboral en el futuro: 4 claves - Overflow.pe

Productividad laboral en el futuro: 4 claves

Compartir:

Llegará el momento de analizar qué asignar como concepto a la productividad laboral en el futuro, luego que el nuevo normal, y aquello que regrese de la anterior habitualidad, definan al mercado y la nueva economía.

Pero necesitamos tomar las mejores actitudes para ser más productivos y resolver el impacto del confinamiento, mejorar la economía, ayudar a menguar el desgaste psicológico, aportando progresivamente a recuperar nuestra tranquilidad y velocidad.

 



Productividad laboral en el futuro: 4 claves

  • Aprendizajes en acción para dar sustento al incremento de productividad laboral en el futuro.
  • Clima laboral y ambiente de trabajo como la variable de mayor impacto interno en las organizaciones.
  • Nuevas políticas sociales y laborales en proceso de cambio.
  • Acciones centradas en el trabajador, más allá de su desarrollo.

1. Aprendizajes en acción para dar sustento al incremento de productividad laboral en el futuro

Necesitaremos darle valor agregado a la visión únicamente centrada en costos, humanizar más en lugar de robotizar el trabajo, formalizar para incorporar a todos en los derechos laborales, eliminar regímenes que no han mostrado ser eficaces, reducir la exagerada imposición de tiempos en el día a día y otros aspectos nocivos que perjudican a todos, tanto empleados, como empresarios y por supuesto emprendedores.

Sólo por hacer una lista de aspectos críticos por resolver:

  • Formalizar el empleo implica que ambas partes sientan que cumplir las normas es beneficioso en todo sentido y que el Estado no solo respalde, sino que se convierta en el primero en ejercer la idea.
  • Resolver asuntos relacionados con el horario de trabajo excesivo, tendrán influencia directa en el incremento de la calidad de todos los procesos ejecutados.
  • Mejorar los ambientes de trabajo en equipo, hará de los equipos eficientes, una forma de vida sana.
  • Disponer de más tiempo para lo individual, la familia, la salud y el tiempo libre, configurarán personas más sanas.
  • Enfocarse en mejorar lo que el teletrabajo nos enseñó a todos.

La sociedad en su conjunto valorará que la consecuencia, se derive de historias de vida más satisfechas y plenas.

Si logramos enfocar el aprendizaje en acción, esta transformación, generará la disminución de indicadores que hoy no están en los mejores niveles, como por ejemplo, todas las razones de muerte, la violencia familiar, incluyendo las económicas.

Antes de continuar lee: 10 beneficios de formalizar un negocio

2. Clima laboral y ambiente de trabajo como la variable de mayor impacto interno en las organizaciones

Donde la cultura organizacional está alineada con un GANAR GANAR transversal que no se ve negativo, (pues desde la Dirección, la idea pasa por encontrar balances y liderazgos en cada rol), el ambiente laboral marcará el éxito del equipo en el futuro de la nueva normalidad, aportando gran porción, en la explicación de la productividad laboral en el futuro.

Más en otros espacios, donde los trabajadores y empleadores están acostumbrados a enfrentarse y desmotivarse, el peso de los cambios y restricciones, va a menguar no solo en cómo se alcanza las metas y se cumple resultados, sino en qué tan rápido se cierran los negocios por desaliento, retroceso y abandono o renuncia. Mucho más que antes.

En el Perú y en otros países de Latinoamérica como México por ejemplo, asuntos como este, lamentablemente funcionan únicamente si se convierten en Ley y muchas veces, "hecha le ley, hecha la trampa".

La idiosincrasia, cultura, aspectos religiosos, machismo, hembrismo y cualquier tipo de extremos impactarán notablemente, dado que la sensibilidad social crece y nos marcará por largo tiempo.

Es por ello que resulta vital, elaborar de futuro, los mejores programas de integración de equipos, o desarrollar a todo nivel, acciones que tomen en cuenta que a pesar de cualquier decisión, el clima laboral es un logro que se seguirá construyendo, respetando y valorando como el mejor activo de una empresa.

Te recomendamos leer : Incorpora a tus trabajadores como lo hacen los grandes

Enfoques nocivos en cuanto a la evaluación de la productividad laboral

Algunos años atrás, la productividad laboral fue un término que los empleados medían en función de qué se consignaba en los famosos "Memorandums".

Esta cultura unilateral, promotora de la asignación de cómo nos desempeñábamos, desde una política enfocada en el despido fácil e intempestivo, fue la característica principal de los años 90 en el Perú, pero en realidad se trató de una herencia gestionada también en otros países.

El trabajador recuperó las posiciones perdidas porque las personas que eran contratadas para definir quién sí y quién no era productivo, causaron problemas al desenfocarse del objetivo que una empresa tiene para con el rendimiento analizado, tras el desempeño laboral: evaluarlo, mejorarlo y enfocarlo hacia uno de mayor nivel, en el mediano o largo plazo.

Pero soltar la presión allí, y ceder a la competitividad que exige el mercado y el consumismo, lograron que los mismos trabajadores o aquellas personas en posición de búsqueda, comenzaron a aceptar condiciones de trabajo injustas.

Incrementos de horarios, cero reconocimiento de horas extras, división en el tratamiento contable del salario, con "montos por fuera" y un sin fin de asuntos, tips y tácticas que inclusive hasta he visto dictarse en seminarios alguna vez.

¿Qué significará la productividad laboral en el futuro entonces?



3. Nuevas políticas sociales y laborales en proceso de cambio

Recientemente el fenómeno migratorio de Centro América y Venezuela y en menor medida de Argentina, Ecuador y Chile, y antaño de países como el Perú, por motivos de ineficacia en la gestión política, económica y social, ha creado movimientos de personas con capacidad laboral que se ubicaron en los sectores del empleo formal, pero en mayor medida en el emprendimiento informal y luego en el subempleo informal.

La productividad, se instaló en la mirada errónea sobre el costo por hora humana, generando despidos locales para recibir contrataciones de ciudadanos extranjeros sin beneficios laborales, que en algunos casos, has mostrado además, abusos en la definición mínima de salarios.

En este contexto, el futuro se ve -desde nuestro punto de vista- como la oportunidad de unificar un estándar legal que reconozca al trabajador latinoamericano como un ciudadano laboral cuyos principales problemas se resuelvan:

  • Validación formal de sus antecedentes laborales y personales.
  • Solución del desamparo que puede significar ir a otro país a trabajar.
  • Enfoque en la equidad y paridad en términos de contrataciones y salarios de hombres versus mujeres.
  • Contratación con beneficios y acuerdos internacionales enfocados en valorar y promover la formalidad continental.
  • Una justa definición de la productividad laboral en el futuro de las organizaciones.

Si estás pensando en el futuro dentro de un plano internacional con tu emprendimiento, revisa este contenido: ¿Qué tendrías que hacer si tuvieras que poner tu negocio en otro país?

Productividad laboral en el futuro: acciones centradas en el trabajador más allá de su desarrollo

4. Acciones centradas en el trabajador, más allá de su desarrollo

Antes del COVID, pocas empresas (de todos los tamaños) apostaron por desarrollar:

  • Una cultura organizacional y un liderazgo adecuados como centro del enfoque de creación, soporte y desarrollo de sus equipos.
  • El correcto concepto de la productividad en el trabajo, como la medida que encuentra los resultados de las políticas coherentes de impulso, capacitación y motivación del trabajador.
  • Una evaluación constante entre la cantidad, calidad, recursos y rendimiento humano.
  • Un cambio de enfoque en la visión de la productividad, para saltar del enfoque en la tarea concreta, tras planificarse, hacia los espacios de productividad integral, vinculados a las habilidades blandas y sus resultados, individuales y de equipo.

Tras los eventos de la crisis de salubridad, cuando aparecen aspectos tales como:

  • El teletrabajo y sus exigencias a nivel conceptual, de competencias e inclusive físicas y ergonómicas.
  • La fusión de la casa y el lugar del trabajo, lo que para muchos no es muy manejable en términos de la participación familiar.
  • El hecho de que el trabajador que no labore, se frustre mental y físicamente.
  • La realidad que enfrentan trabajadores y empleadores cuando se reducen sueldos por falta de ventas.
  • Y otros aspectos de sobrellevar cuarentenas.

El enfoque en el trabajador añade además:

  • El cuidado de su salud.
  • El cumplimiento de las normativas correspondientes (protocolos).
  • Y el retorno a la idea de un desarrollo integral de largo aliento
  • Sustentado en la búsqueda de los mejores.

En el futuro, estas últimas variables van a generar que la productividad sea el concepto vinculante al incremento de sueldos y por otro lado, a la formación de trabajadores y desarrollo de emprendedores.

 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *