Mejorar el mundo desde nuestro interior - Overflow.pe

Mejorar el mundo desde nuestro interior: 10 claves

Recientemente, un encuentro digital con amigos emprendedores nos hizo llegar a la conclusión de que para mejorar el mundo, la activación BTL más intensa que necesitamos diseñar, implica mejorar el mundo desde nuestro interior.

¿Y por qué este enfoque publicitario para una meta personal? Pues simple, porque además de resolvernos como seres humanos, necesitamos "vender" y "difundir" el concepto para que todo el planeta compre la idea.

De eso trata este artículo que espero podamos compartir y comentar para nutrirnos todos juntos.



Las mejores 10 ideas para mejorar el mundo desde nuestro interior

  1. Ahorrar recursos y reciclar.
  2. Realizar compras coherentes y necesarias.
  3. Cuidar la salud física de forma integral.
  4. Aliviar "las mochilas" que dañan nuestra salud mental.
  5. Profundizar en conocimientos, técnicas y cultura.
  6. Aprender sobre ventas y emprendimiento.
  7. Enfocarnos hacia los principios del bienestar.
  8. Educar a los más pequeños.
  9. Cuidar el planeta con acciones duplicables.
  10. Ser socialmente responsables.

1. Ahorrar recursos y reciclar.

El mundo está dominado por el consumismo y su existencia ataca de forma directa el ecosistema del planeta. Un ejemplo de ello son las Islas de basura en el mar.

Si evitamos el consumo de bebidas que se envasan en materiales no biodegradables, o reciclamos estos envases para ser reutilizados y evitar que lleguen al mar, habremos contribuido.

Podemos preparar nuestras propias bebidas o formar parte de programas de reciclaje de envases en nuestra ciudad o con las empresas o emprendedores que venden este tipo de productos con conciencia ecológica.

2. Realizar compras coherentes y necesarias.

Mejorar el mundo desde nuestro interior también tiene relación con la forma como compramos, ya que muchas veces podemos llegar a llenar la despensa de productos que se vencen y tenemos que votar.

Como emprendedores, la mejor idea será diseñar nuestros productos en función de un gran valor de utilidad y compromiso con el cliente, de modo que estimulemos la ocurrencia de compras coherentes y necesarias para su estilo de vida, según nuestro plan de negocios.

Hoy en día el mundo de las compras ha cambiado, dado que, después de la cuarenta muchas costumbres han cambiado y muchas variables han llegado para ser evaluadas y encontrar un balance con mejores resultados, no solo los económicos.

 Mejorar el mundo desde nuestro interior: Si aplicamos el ahorro de recursos a nuestros negocios lo lograremos

3. Cuidar la salud física de forma integral.

La salud física ha sido afectada en muchas personas dada la prioridad de los servicios de salud en la atención de la pandemia y sobre todo por la falta de movilidad. La tendencia por la salud física sin embargo seguirá imparable.

Hace poco aportamos lo que ocurre con la respuesta de los gimnasios en el mundo, frente a la crisis mundial y a las políticas de cuarentena, que tanto afectan a las personas, si no se toman medidas para una vida físicamente activa.

El ejercicio físico ayuda a brindar el mejor soporte orgánico a nuestra mente, contribuye a acumular energía y gastarla en nuestros momentos de reflexión, análisis y acción, tanto como nos prepara mejor para los momentos tensos.

Si mantienes un buen nivel de salud física y lo haces de manera integral, llegando a desarrollar además buenas costumbres de alimentación, podrás contribuir desde dentro de ti mismo a un mundo que necesita acciones cada vez más sanas y sustentables.



4. Aliviar "las mochilas" que dañan nuestra salud mental.

Hace muchos años en una charla de capacitación comentamos el concepto de las mochilas de la vida, cuando el turismo en Latinoamérica, en especial en el Perú, cobraba mucho auge.

Hoy junto con el sector cultura, el turismo está siendo muy afectado en todas partes del planeta y estoy seguro, por que son ámbitos muy cercanos a mis clientes y a mi vida diaria, que no es fácil sobre llevar lo que nos ocurre a nivel económico por no poder ejercer, vender o producir.

En casos como este y otros, los emprendedores podemos menguar nuestra salud mental con asuntos como la angustia, la preocupación económica, el temor de que nuestros hijos no se alimenten y muchas cosas más.

La recomendación es acudir a todo aquello que nos viene pesando demasiado, y no solo nos referimos a ideas abstractas, también a objetos en casa, pertenencias que solo ocupan espacio y que sin todo ello, podemos, aunque parezca mentira, aliviar la dependencia que tenemos de sostener cosas y personas, y de ese modo, no poder dar sostén a nuestros objetivos.

Algunas personas ven las mochilas vacías como una ausencia en sus vidas que no les asiste y las deja en inferioridad de condiciones, otras como una oportunidad para mejorar el mundo desde nuestro interior, y llenarlas de optimismo y logros, una ves que andamos livianos por la vida.

El punto es que nuestra salud mental va a determinar cómo veamos nuestro alrededor, y en ella debemos trabajar fuerte y parejo para asumir los retos que vienen en nuestro quehacer emprendedor en los negocios.

5. Profundizar en conocimientos, técnicas y cultura.

Mejorar el mundo desde nuestro interior implica también una evaluación clara de nuestras competencias, habilidades, conocimientos, técnicas e inclusive de nuestro aprendizaje cultural.

Todo ello, nos ayudará a prepararnos en mayor medida para asumir los retos del presente y modelar el futuro ya que, en mucho, podremos conducirnos mejor en los nuevos mercados que se están formando tras la crisis.

En el mundo actual, el saber hacer, cuenta, pero mucho más, el lograr con el saber, ya que necesitamos ejercer y compartir un espacio de toma de decisiones que concrete resultados a favor nuestro y de la comunidad.

El sentido de aporte de nuestra profesión es importante, sin embargo también lo serán nuestras competencias técnicas y cómo nos vinculamos con los espacios socioculturales a los que pertenecemos o nos ha tocado integrarnos.

 

6. Aprender sobre ventas y emprendimiento.

No ha cambiado en absoluto, al contrario, se ha intensificado el hecho de que el don para vender y gestionar negocios se haya incorporado como una de las habilidades blandas más valiosas.

Y no es únicamente el resultado de las crisis que se nos pueden presentar y exigir de nosotros un proceso de solución ordenado y coherente, sino también de la oportunidad que tenemos, a través de las ventas y el emprendimiento, para sociabilizar, humanizarnos y aportar a la solución de necesidades y mejora del estilo de vida de nuestros clientes.

Vender es una pasión para muchos, y para quienes significa un aprendizaje necesario de adquirir, debe asumirse con paciencia y concentración para que funcione a nivel de relaciones.

Es por ello que desde nuestro interior, necesitamos reflexionar mucho al utilizar cada una de las técnicas de ventas, herramientas y enfoques comerciales que este espacio de gestión nos propone, sin olvidar la ética en los negocios.

 Mejorar el mundo desde nuestro interior: Busquemos el bienestar personal y comunitario



7. Enfocarnos hacia los principios del bienestar.

Emprender, hoy más que nunca es una solución temporal o permanente, para muchas personas que han perdido sus trabajos y/o sus mercados se han reducido a niveles que no permiten sostenerlos.

Pero si queremos mejorar el mundo desde nuestro interior, necesitamos abordar el concepto del bienestar y desarrollarlo desde el ámbito personal, pasando por el familiar y llegando hasta el comunitario.

Son cuatro los principios básicos a tomar en cuenta:

  • Lo que me ayuda a mi, no debe perjudicar a los demás.
  • El bienestar es integral y debe asumirse en todos los planos posibles.
  • Para poder nutrir de bienestar a los demás, necesito empezar por mi.
  • Si contribuyo a los demás, con bienestar, mi vida será más plena.

Como puede verse, el mejor gráfico para estos principios, vendría a ser un círculo. Y si creamos círculos positivos que se entrelacen, tarde o temprano grandes comunidades disfrutarán de niveles de mayor bienestar.

Esto aplica para el emprendimiento en todos sus niveles y también en el trabajo dependiente y en la vida diaria.

8. Educar a los más pequeños.

Los más pequeños merecen nuestro total atención en muchos sentidos tales como en su seguridad, bienestar, alimentación, protección diaria, cuidados de salud y muchos espacios más importantes aún como en el amor que les brindamos, comprensión y escucha activa.

Cuando educamos a los más pequeños de forma contemplativa, solidaria, objetiva, firme y con objetivos claros, también ejercemos al mismo tiempo, la consecuencia del cambio en nosotros mismos.

Mejorar el mundo desde nuestro interior, en este caso tiene mucho que ver con solucionar nuestro yo de antaño, para disponer de un yo interior, mucho más sano y responsable de la niñez de nuestros tiempos.

Como emprendedores tenemos a nuestros hijos muy de cerca para ejercer esta labora, tomando en cuenta distribuir adecuadamente nuestro tiempo entre el trabajo y la familia.

En otros espacios, podemos influir positivamente en los niños a través de sus padres, ya sea que  nos dediquemos a emprender con productos o servicios enfocados en el mundo infantil o no.

9. Cuidar el planeta con acciones duplicables.

Todos hemos sido testigos de cómo nuestra ciudad ha cambiado cuando estuvimos en un proceso de cuarentena. La pregunta es : ¿Queremos seguir viendo los cielos tal cual son o los volveremos a pintar de gris?

Acciones duplicables a nivel de Gobiernos, industria y ciudadanía por el bien del ecosistema, pueden darse en todo el planeta, sin embargo, la mejor forma de contribuir vendrá desde un cambio interior con respecto de la idea de cuidar el hogar donde todos los seres humanos vivimos: la Tierra.

Aquí algunas muy simples que podemos establecer y difundir:

  • Cuidar el agua.
  • Apagar las luces que no utilizamos.
  • Reciclar los materiales.
  • Clasificar la basura que botamos.
  • Desenchufar aparatos electrodomésticos.
  • Apagar los celulares durante la noche o en reuniones sociales y familiares.

10. Ser socialmente responsables.

Ser socialmente responsables implica definitivamente mejorar el mundo desde nuestro interior, pues es una consecuencia directa de un trabajo interno permanente, que como resultado ofrece a los demás: responsabilidad como primer enfoque de pertenencia social.

Hoy más que nunca esa responsabilidad social se aprecia como necesaria en el momento que vivimos y en los tiempos que siguen, para superar la crisis en la que nos encontramos, un espacio de acción donde lo individual no es suficiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *