El reto de emprender por necesidad y bajo presión

El reto de emprender por necesidad y bajo presión - Overflow.pe

Muchos dicen, aún siendo emprendedores, que -por ejemplo- comprar para vender en la calle no es emprender y entonces, niegan el concepto de emprender por necesidad que hoy vamos a explorar.

Dicen que los "comerciantes" muchas veces le han "atinado", "achuntado" o "encontrado de casualidad" un mercado que les genera ganancias y que hacerlo así, resta al concepto de emprender.

En este artículo vamos a explorar si este escenario implica o no emprender.



Motivación sobre la pista

No podemos señalar que un emprendedor no saldría a vender en la calle sus productos.

Bastará una simple observación para darnos cuenta que una forma de autoempleo, gestión independiente o negocio unipersonal, tiene que ver con la venta ambulatoria.

Y la venta sobre la calle, es una forma de tantas, que tomando acción, tienen como motivación la necesidad de resolver problemas económicos.

Desde mi punto de vista para emprender el reto de tomar acción es lo que lo define como tal y la necesidad y la presión - que nos gustaría sin duda que no existiesen - son sin embargo perfectas para detonar cualquier negocio que resuelva problemas de dinero.

Luego, como también hemos visto, podemos decir que muchos emprendedores de la calle, pueden llegar a convertir sus negocios en grandes empresas.

Una muy querida tía mía dijo una vez: "Sin hambre, nadie se desarrolla, ni madura" y ese es justamente el centro del asunto: analizar qué motiva al emprendedor en una situación límite.

 

Por necesidad y bajo presión

El emprendimiento orientado a la subsistencia existe y se manifiesta en cualquier momento de la vida de un emprendedor.

Luego de conocer casos ejemplo, puedo decir que las necesidades y las presiones varían tanto, como los entornos donde podemos observar este tipo de emprendimiento.

Aquí algunas situaciones que vale la pena revisar:

  • En las zonas pobladas donde la pobreza y la extrema pobreza subsiste, salir a la calle a vender puede marcar la diferencia entre comer o no.
  • Los niños que no tienen la suerte de poder estudiar sin tener que trabajar, salen a la calle a buscar actividades que generen dinero, desde muy pequeños.
  • En los colegios, los chicos que sí tienen los recursos para estudiar, ya están siendo retados a crear una empresa ficticia como parte de cursos de emprendimiento.
  • En las Universidades de negocios donde los planes de negocios necesitan convertirse en una empresa real la presión se manifiesta fuerte.
  • No todos los negocios con puerta a la calle venden, sobre todo en economías en crisis, y muchas veces, necesitan salir a la calle para convertirse en vendedores ambulantes ante el riesgo de quebrar.
  • Muchos negocios formales, desarrollan a pequeños emprendedores bajo el formato de venta de campo, asignándoles uniformes pero en realidad son mini empresarios de la compra-venta.
  • En Latinoamérica, las migraciones que han tenido y tienen como motivación la mejoría económica, utilizan el emprendimiento orientado a la subsistencia para crear diversos tipos de negocios en la calle.

No veamos estos ejemplos como episodios distintos, todos tienen en común al emprendimiento como una solución que tocará toda la fibra social de un modo u otro, para beneficio de todos.

 

La necesidad económica impulsa muchas veces el emprendimiento - Overflow.pe

¿La necesidad construye un modelo de negocio exitoso?

Alguna vez me quedé observando a un "jalador" en Gamarra y luego hice el mismo ejercicio con un joven que hacía la misma actividad en un Restaurante del centro de Lima.

Me vino a la cabeza un esquema directo para evaluar el "mini negocio": Inversión, Costo, Rentabilidad, Proyección.

¿En realidad una persona sin recursos económicos no tiene cómo asumir este esquema?

  • Pararse en la calle
  • Ofrecer con tu voz y cuerpo
  • El servicio que otro ofrece
  • Para ganar comisiones
  • y rentabilizar tu tiempo

Es una forma de hacerlo sin más recursos que nosotros mismos.

¿Qué proyección podría tener este tipo de negocio?

La misma que los chicos que llevan productos de un restaurante hasta tu casa la tienen, la diferencia es que a ellos los contactas desde tu teléfono, en el caso anterior tu, la oportunidad y el consumo se encuentran con este chico en la calle.

Lo mismo sucede con otras actividades donde la persona es el centro del negocio, con mayor o menor complejidad, dependiendo del modelo de negocio que se va desarrollando en forma paralela con la necesidad de subsistencia.

En el fondo, hasta Airbnb hace lo mismo, sólo que a gran escala.

"El mes tiene 30 días"

El tiempo puede ser una variable interesante si se trata de analizar la visión del emprendimiento por subsistencia.

Así como el mes tiene 30 días, la semana 7 y el día 24 horas, los emprendedores bajo presión, se enfocan en optimizar las actividades que realizan.

Probablemente, el empresario vendedor de una tienda que espera durante 8 horas de trabajo, sentado tras el mostrador, produzca menos "tickets de venta" en el mismo tiempo en el que subiéndonos a cualquier transporte urbano podríamos producir.

No digo lo anterior con el ánimo de desvirtuar cualquiera de los dos enfoques, sólo para rescatar la forma en que los negocios orientados desde la presión utilizan el tiempo a su favor o no.

¿Un mayor nivel de recursos nos está alejando de la productividad?

Hazte esa pregunta hoy y analiza tu negocio.

Te recomiendo leer este artículo: 5 estrategias para organizar el tiempo con éxito.



Retos del emprendimiento por necesidad y bajo presión

Ya que analizamos lo definido hasta aquí, una lista de circunstancias por vencer será una buena idea para redondear el concepto.

  • Mantener la salud y la energía en niveles adecuados.
  • Solucionar las necesidades personales mientras enfocamos las del pequeño negocio.
  • Ser productivos "contra el tiempo".
  • Aprender a enfocarse mentalmente en el quehacer y no en los problemas por resolver.
  • Destruir límites mentales y físicos.
  • Vencer el "qué dirán".
  • Aún bajo la menor opción, aprender a elegir lo mejor por hacer.
  • Enfrentar las reglamentaciones y evitar la ilegalidad.
  • ¿Convertirse en empresarios?
  • Aprovechar alternativas que ofrecen los gobiernos municipales

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *