Las crisis del emprendimiento - Overflow.pe

8 crisis del emprendimiento y cómo asumirlas

Compartir:

Las crisis del emprendimiento existen por diversos motivos, entre ellos la ausencia de experiencia de gestión, manejos de recursos financieros deficientes, decisiones de riesgo elevado, entre otros casos.

Y si bien el riesgo que genera crisis en los emprendimientos, es asumido como tal y en muchos casos, hasta inspirador, nosotros los emprendedores necesitamos aprender a administrar cada escenario en el cual entramos, quizá a ciegas, o a sabiendas de lo que viene.

Asumir las crisis en la dimensión correcta, supone mirar al emprendimiento con el objetivo de alcanzar y optimizar cada una de las fases de desarrollo emprendedor.

La presencia de momentos de crisis emprendedora se manifiesta más de lo que podríamos percibir y a veces, soportar, es por ello que para cada crisis, debemos ser capaces de analizar, entender y gestionar lo mejor posible toda la contingencia.



Identificando las crisis del emprendimiento

Las crisis del emprendimiento

  1. Crisis de liderazgo
  2. Crisis de la definición
  3. Crisis Comercial
  4. Crisis Laboral
  5. Crisis Financiera
  6. Crisis de proveedores
  7. Crisis del crecimiento
  8. Crisis del valle de la muerte

Ante cada crisis vamos a realizar preguntas para enfocar respuestas que nos ayuden a determinar acciones de gestión.

Y al finalizar el artículo proponemos las siguientes reflexiones:

  • El emprendedor y la mirada de entendimiento en torno a la crisis.
  • La gestión y la crisis.
  • Principales aprendizajes alrededor de la crisis.

1. Crisis de liderazgo

PREGUNTAS: ¿Por qué no me escuchan? ¿Por que se sublevan? ¿Por qué no confían? ¿Por qué me atacan? ¿Soy yo el problema?

Los conceptos que orientan qué es y qué no es Liderazgo, se trastocan durante las crisis del emprendimiento.

Ello, porque además existe la confusión de que un puesto y su denominación, dejan de ejercer el liderazgo, cuando en realidad, el imán de atractividad y capacidad de inspirar, va más allá de cualquier título.

Si el "pensamiento cascarón" se impone en una organización y todo se "ve por fuera", la crisis del liderazgo aparece. Los equipos que no se sostienen con acciones concretas para estimular el liderazgo basado en competencias y/o capacidades, terminan enfrentados a las estructuras inflexibles.

Y sí, cuando el líder pierde honestidad y coherencia, él es el problema.

2. Crisis de la definición

PREGUNTAS: ¿Qué precio? ¿Qué producto? ¿Qué servicio? ¿Qué decisión? ¿Qué hago? ¿Qué hacemos? ¿Qué somos?

Alguna vez creí en "hacer y después ordenar" como prueba irrefutable de apuntar al logro, pero sucede que pasar por alto la solidez que otorga la innovación, la planificación estratégica, el pensamiento disruptivo y todo tipo de análisis previo, crea vacíos que, llegado el momento, no se pueden solucionar de modo sencillo.

Esa crisis de definición, no es gratuita cuando los emprendedores nos despreocupamos por darle sentido a la estrategia, y como mínimo, reflexionar en ella y en el "plan b".

No podemos "apuntar a todo lo que se mueva", necesitamos hacer un alto para inclusive, reducir costos, riesgos y gastos innecesarios, además de tiempos, rutinas, procesos que no sirven y toma de decisiones aceleradas que no aportan.

Siempre debemos apuntar a definir y para ello, existen muchas técnicas que necesitamos poner sobre la mesa.

3. Crisis Comercial

PREGUNTAS: ¿Dónde están los clientes?¿Por qué se van con la competencia? ¿Por qué no vendo más? ¿Mi marca cumple lo que "promete"?

La crisis comercial es una de las crisis del emprendimiento que tiene niveles altamente nocivos para la existencia del negocio porque atenta como el ingreso del dinero y la creación de clientes meta.

Las empresas sin definiciones comerciales saludables, enfocadas por ejemplo en ofertar, definir por cuenta propia qué le conviene al cliente, mirar excesivamente a la competencia, apostar por resolver problemas de calidad, sin creer o apostar en los clientes, cae en este tipo de crisis de forma inmediata.

Alguna vez conocí emprendedores que desalentaban a sus clientes, desde la comunicación presencial o telefónica, hasta la calidad de atención al cliente.

Se nota mucho en empresas de alto tráfico de clientes con procesos de atención que se tornan públicos y fallan, pero también en el micro negocio que no hace nada por resolver cuellos de botella, en colas, que nunca terminan de ser atendidas.

Una expresión cruda de esta crisis, acontece cuando el respeto al cliente aparece, debido al descontrol de una supervisión comercial, fallas en la selección y en la elección de los líderes en las tiendas.

4. Crisis Laboral

PREGUNTAS: ¿Dónde encuentro a mis colaboradores? ¿Por qué no producen? ¿Por qué no nos entendemos? ¿Estoy desarrollando la mejor propuesta laboral?

La crisis del emprendimiento, enfocada en el plano laboral, demuestra vacíos como por ejemplo el que señala a un emprendedor sin experiencia laboral, gestionando de forma ineficaz un equipo y su productividad.

Sin una adecuada gestión del clima laboral, los colaboradores se aburren de ese título, al transformarse éste en exigencias sin reconocimiento, en injusticias evidentes en los ascensos, en preferencias centradas en aspectos personales o en cualquier tipo de ausencia de criterios sólidos, en la gestión de los equipos.

Cuando los procesos de producción no consideran aspectos básicos como la seguridad, salubridad, capacitación, entrenamiento y otros, considerados importantes para que el trabajador aprenda y ejerza, los ratios de calidad caen.

La falta de un proceso de comunicación con los trabajadores, enfría las relaciones y con ello, la presencia de desmotivación.

Muchos negocios son al parecer, expertos en desacreditar, desalentar y convulsionar sus entornos laborales, asumiendo -sin darse cuenta de esas malas costumbres- que dudar del trabajador en todos los aspectos posibles, es bueno.

Luego cuando ocurren las salidas masivas y los equipos se reducen, la crisis laboral impacta en toda la organización.



5. Crisis Financiera:

PREGUNTAS: ¿Por dónde se va el dinero? ¿En qué estamos gastando de más? ¿Cómo financiamos las operaciones? ¿Existe rentabilidad en mi negocio?

Algo que explica el origen de una crisis financiera como parte de las crisis del emprendimiento, tiene relación con cómo se gestiona la propiedad y asignación del dinero, por un lado, una vez, se tiene una mala administración de las ventas.

Es como pretender regar un jardín, que necesita florecer, con el caño a medio abrir y de pronto cerrarlo y exigirle al jardín, que las flores y el césped, aparezcan por todas partes, cuando eso, jamás ocurrirá.

Las empresas que no manejan adecuadamente sus finanzas, convierten sus jardines de oportunidades, en resultados "desierto" que son consecuencias evidentes de cómo el dinero, se convierte en un activo desperdiciado.

Un factor clave, tiene que ver con el conocimiento y determinación de costos, gastos, rentabilidad, utilidades, previsiones contables, planeamiento del efectivo, cumplimiento de responsabilidades, saber pagar deudas y tanto que necesitamos aprender a gestionar en el emprendimiento.

6. Crisis de proveedores

PREGUNTAS: ¿Por qué no me das más por menos? ¿Por qué no encuentro al proveedor ideal? ¿Estoy tratando bien a mis proveedores?

Es cierto que algo que caracteriza a los mercados nutritivos, es la proliferación de proveedores, pero también, el poder que ejercen para dejar de aceptar condiciones negativas en el trato, negociación y uso de sus recursos, como parte de una actitud hostil, comercialmente hablando, hacia ellos.

El enfoque para resolver una crisis del emprendimiento centrada en proveedores, no sólo va por el incremento de contacto y creación de una cartera de proveedores más nutrida, sino por el hecho de forjar relaciones duraderas, centradas en las mejores prácticas.

Ganar - Ganar, es uno de aquellos lemas que ayuda a que las relaciones B2B en los negocios, resguarden la rentabilidad que ambas partes merecen, sin ocultamientos, manipulación, detrimento, usufructo y abuso.

7. Crisis del crecimiento

PREGUNTAS: ¿Es necesario crecer? ¿Y ahora cómo sostengo el crecimiento? ¿Hacia dónde queremos crecer?

He visto crecer a emprendedores utilizando ideas fuerza, convicciones, una gran cuota de capacidad, compromiso, fe y por supuesto, un movimiento estratégico e integrador de conceptos de gestión y negociación interna entre sus líderes.

He sido testigo de como en lo personal he ido creciendo, apostando por romper el miedo y expandir actividades, que quizá al principio, no funcionen como quisiera, que fallen, pero que al encontrar el nivel adecuado de acción, las puedo duplicar y utilizar como fuente de riqueza.

Crecer, jamás puede ser malo a menos que al hacerlo, dañes al prójimo, a otra organización a otros seres humanos. Pero si el caso es que busques crecer con buenos cimientos y sentimientos, de cara a un mercado que tiene necesidades y frente al cual deseas aportar, crecer es lo correcto.

El detalle de la crisis del crecimiento en las crisis del emprendimiento, es la indefinición de la expansión: de su necesidad, volumen y dirección.

He asistido a emprendedores que no vieron necesario crecer y esa es una decisión coherente si para crecer se debe presionar las competencias y salir del estilo de vida de tranquilidad que se desea desarrollar, el problema surge, cuando los demás te quitan el pedazo de pastel que te correspondía, y que por mantenernos sin cambios, perdimos.

8. Crisis del valle de la muerte

PREGUNTAS: ¡Ya no puedo más! ¡Cierro! ¿En qué momento las ventas sostendrán mi negocio?

El valle de la muerte emprendedor es en si mismo, un espacio de crisis, y dentro de las crisis del emprendimiento, tiene relación con la quiebra empresarial, siempre y cuando, la expansión del valle, comprometa la viabilidad de las operaciones.

Con valle de la muerte, me refiero a la zona de una gráfica donde los gastos se expanden por debajo de la posibilidad de sostenimiento de una situación financiera sana, de modo que, no existen ventas, son poco relevantes y la presión por cumplir obligaciones sube sin control.

En ese momento nuestro negocio le pertenece a los acreedores y eso es grave.

La situación contraria se da cuando caminamos orientados hacia la rentabilidad.

En este artículo: Cómo superar el valle de la muerte, puedes apreciar el concepto completo y la gráfica de cómo debería comportarse un emprendimiento, su relación con el capital y la gestión de su propia independencia financiera.

El equipo es fundamental para la solución o generación de la crisis

El emprendedor y la mirada de entendimiento en torno a la crisis

El emprendedor responderá a la crisis, con éxito o no, según como su mente se enfoque hacia la concepción, entendimiento y resolución de la misma.

  • Las crisis muestran a las personas tal y como abordan situaciones nada o poco estandarizadas.
  • Durante las crisis, todo tipo de relaciones entre la gente, se pone a prueba.
  • La valoración real de cualquier concepto, puede o no sostenerse, según la crisis que se aborde.
  • El equipo puede o no llegar a ser eficaz en la solución, pero en muchos casos, forma parte de la misma.
  • Las soluciones que funcionan pueden ser parciales o totales, de nada sirve buscar el control de la situación si antes no se tiene inspiración.
  • Las crisis enseñan mucho sobre el auto control, el ego y la humildad.
  • Una crisis establece aprendizajes y produce decisiones que crean un antes y un después, costos, sacrificios y elementos de descarte y consideración personal para todos.

La gestión y la crisis

Los orígenes de cada crisis tienen que ver con la gestión de los factores que las originan, es decir, son un asunto de personas a pesar de poder tener influencias internas o externas:

  • El tamaño es potencialmente una razón de crisis sólo cuando las operaciones incrementan el riesgo financiero.
  • Los equipos pequeños por ejemplo, no son malos, a menos que no reúnan el conocimiento necesario y demandante para cada situación.
  • Las relaciones entre las personas durante momentos de crisis, varían según como se gestione el emprendimiento y qué formalidad tengan. La formalidad puede salvarte o condenarte, todo depende.
  • La presencia de clientes o su cantidad no son más importantes que, cómo ellos reaccionan junto a ti, durante una crisis interna o externa, específica o generalizada.

Aprendizajes y Conclusiones

  • Las crisis del emprendimiento forman el carácter y descartan a quienes no tienen madera como emprendedores.
  • Debemos estudiarlas para poder evitar los altos costes que implican experimentarlas sin conocimiento previo.
  • El Emprendedor, descubrirá que cada crisis es un libro nuevo y abierto al aprendizaje, además de un motivo para la transformación de su propio perfil.
  • Quizá se tratará de una marcada ausencia de liderazgo, quizá de un exceso de confianza, de errores en las definiciones o de una pésima aplicación, sea lo que sea, debe asumirse con responsabilidad y solucionarse con velocidad.
  • Muchas crisis aparecen por no delegar en las personas correctas o por delegar en las incorrectas.
  • Terrible sería que a pesar del gran costo, no aprendamos nada de cada crisis.

No hay oscuridad que no muestre una luz por donde ir. Y si volteas a mirar, siempre partirás desde un mejor lugar.

Cada crisis dejará mayor sabiduría en ti y en tus colaboradores, por ello, todas las crisis deben agradecerse.

Artículo Overflow Emprende recomendado:

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *