Seguir con nuestro sitio web en la crisis: 4 razones - Overflow.pe

Seguir con nuestro sitio web en la crisis: 6 razones

Compartir:

Cuando una crisis aparece en nuestro emprendimiento, solemos mirar inmediatamente aquello que podemos dejar de lado al examinar la lista de pagos diversos.

Uno de esos conceptos es el sitio web que podríamos estar operando. Seguir con nuestro sitio web en la crisis con el objetivo de afrontar la nueva economía post cuarentena, nos debería hacer pensar en no dejarlo ir.

Es justamente en los momentos de mayor complicación, donde la mayoría de competidores abandona los caminos andados y muy pocos ocupan las posiciones abandonadas.

Daremos 4 razones para que como emprender tengas tranquilidad en seguir conectado a Internet mediante tu página web corporativa.

Antes de seguir te recomendamos leer: ¿Qué es un sitio web y qué características mínimas debería tener? y luego regresar.



¿Por qué seguir con nuestro sitio web en la crisis?

  1. Perder un canal de comunicación exclusivo con tus clientes.
  2. Eliminar información de tu negocio registrada en Google.
  3. Dejar tu dominio en manos de cualquiera.
  4. Destruir tu principal activo digital.
  5. Perder energía digital para volver al ruedo.
  6. No poder resideñar tu estrategia web hoy.

1. Perder un canal de comunicación exclusivo con tus clientes.

Un sitio web es un canal de comunicación importante con tu cliente desde que todo aquello que te vincula digitalmente con él, desde tu página web, es además de exclusivo, por lo general directo en ambas vías.

Las páginas donde publicas tus productos para vender mediante las técnicas del comercio electrónico o escribes tu blog para desde el SEO, obtener más tráfico web, son canales de comunicación, uno para vender, el otro para generar un imán.

Separa el hecho de que no hayas estado utilizando estas dos ventajas realizando un adecuado mantenimiento de tu sitio, de pensar en cerrarlo.

Finalmente, el correo electrónico aún sirve y tenerlo configurado con tu dominio para pasar a un correo público, no parece ser la mejor idea para mantener tu imagen en estos tiempos.

2. Eliminar información de tu negocio registrada en Google.

Google ha registrado las páginas de tu sitio web, atendiendo las que son de mejor calidad y las que no, para luego asignarles posicionamiento en los listados de diez ubicaciones que muestra a sus usuarios, nosotros mismos, cuando buscamos algo.

El hecho de no haber añadido más páginas para decirle a Google "estoy vivo" y que el buscador te comience a colocar cada vez más arriba, es indiferente de la decisión de cerrarlo ya que cuentas con el potencial de mejorar en dichos resultados.

Revisa aquí un artículo sobre Cómo posicionar una página web en Google.

La información de tu negocio, en cuanto a la web, se eliminaría en cuestión de 5 a 15 días de los registros activos, y quedaría algunas semanas más en la Caché del buscador, limitándose a quedar grabada en el historial de Internet únicamente.

Es cierto, te podrías quedar únicamente con la web de Google Business, sin embargo, perderías el potencial del punto 1 que haría que más gente te encuentre si utilizas la recomendación de alimentar de contenido tu página web.

 

3. Dejar tu dominio en manos de cualquiera.

De no seguir con nuestro sitio web, esta consecuencia puede ser una de las más preocupantes.

Es cierto que uno puede volver a comprar un dominio de cualquier extensión, costo y nombre.

También es cierto que puedes incorporar el nombre de tu empresa en cualquier extensión de dominio o como parte de cualquier nombre.

Pero cuidado, a veces el dominio que tienes no incluye el nombre de tu negocio, lo que es muy bueno si se trata de la categoría de negocio en tu mercado, de la necesidad que atiendes o un nombre que tenga una palabra que decenas de miles identifican como algo que vale la pena conocer.

De otro modo podrías perder el dominio que tu competidor quiere comprar para competir con cierta ventaja en Internet, redireccionarlo hacia su web y en fin, no quiero seguir más.

Casos hay de todos los tipos, soluciones también, pero perder un buen dominio no es buena idea.

Sí. Por lo que se concluye podrías quedarte únicamente con tu dominio y posiblemente activar un correo, pero ¿Te das cuenta como limitas tu potencial en Internet?

4. Destruir tu principal activo digital.

La razón por la cual se invierte en un sitio web, aquella que te hace ver una página web como una buena inversión, es que tarde o temprano entre los 6 y 12 meses, recuperas la inversión y comienzas a rentabilizarla.

Por supuesto siempre y cuando ese sitio web, para empezar exista y luego, exista para ofertar, recibir mensajes, intercambiar propuestas y vender.

Si divides la utilidad neta de tu producto o servicio entre el costo de un sitio web administrable, probablemente te des cuenta que en un máximo entre 5 y 10 ventas, empiezas a ganar dinero, según la industria en la que te encuentres.

Por otro lado, si tu web está dedicado a monetizar contenidos, cada página donde publiques un artículo (bien hecho claro está), es un activo dentro de tu web, que puede generar ingresos, ya sea con programas del tipo pay per clic o con la venta de contenidos patrocinados.

Como activo, un web puede producir por sí mismo, más allá de la venta o entrega de servicios que ofrece.

Asimismo, no solo una evaluación monetaria o económica es la que cuenta, existen sitios web que necesitan como activos, tener rentabilidad social y para lograrlo, es necesario que exista, para generar estas oportunidades.

 



5. Perder energía digital para volver al ruedo.

Seguir con nuestro sitio web vigente, durante un proceso de crisis como el que vivimos hoy, es una decisión inteligente si tomamos en cuenta todo lo que este artículo propone.

Si podemos seguir delante de nuestros clientes habituales, y seguir capturando el interés hoy, aunque las ventas no se den por la situación económica, tarde o temprano vamos a capitalizar ser atractivos en Internet aunque no produzcamos nada.

De hecho, es la estrategia de muchas aplicaciones o de negocios del tipo startup en el mundo entero y que han logrado escalar de forma global.

Y sí, es cierto que muchas veces, ser enorme pega duro durante las crisis, así que junto a esta recomendación, la idea es ser ágil, "delgado" y estar muy bien apalancado (financiado).

El nuevo horizonte de mercado que se está formando durante el coronavirus, ser testigos de ello desde Internet, nos puede dar una gran ventaja en el futuro.

6. No poder resideñar tu estrategia web hoy.

Sin duda, seguir con nuestro sitio web en la crisis puede tener muchas miradas, una de ellas es la capacidad de rediseñar la estrategia web hacia una con mejores réditos.

Por ejemplo:

  • Me quedo tal como estoy y maximizo la difusión para llegar a más personas, dado que muchos competidores cierran.
  • Añadir a otros contenidos para monetizar y alimentar el sitio web de ingresos complementarios, solo que esto demanda tiempo, si lo tienes y tienes capacidad para escribir te puede ir bien.
  • El cambio de rubro es una estrategia de rescate para algunas empresas en el mundo real, eso puede verse reflejado en el sitio web que tienes, sobre todo si el nombre de dominio te lo permite.
  • El cambio de enfoque web: Transitar desde una web de contenido hacia una de ecommerce por ejemplo.

Si cierras tu sitio web durante la crisis sin duda alguna te pierdes de esta posibilidad.

 

Seguir con nuestro sitio web una pregunta recurrente en épocas de crisis

Como hemos podido ver, la intención de seguir con nuestro sitio web o no, supone evaluar una pregunta que es clave.

Las 6 razones expuestas en este artículo nos ayudan a poner en el balance la decisión de no cerrar nuestro sitio web.

Más allá de eso, necesitamos activar nuestra responsabilidad y actividad digital para sostener las estrategias de marketing digital en Internet, donde las crisis simplemente se convierten en nuevos tipos de búsqueda de información.

El potencial digital de cualquier negocio (activo digital) es el sustento que necesitamos para seguir adelante, y algo que jamás debe olvidarse ni siquiera en momentos de crisis es el desarrollo de plan de Marketing Digital.

Para finalizar, te recomendamos también leer este artículo con una visión complementaria: ¿Enfocarse en páginas web o en redes sociales?

 



Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *