El éxito es una dimensión personal

El éxito es una dimensión personal

Compartir:

Cuando avanzamos en la gestión de nuestra actividad de negocios, o en la búsqueda de metas personales, aprendemos que el éxito es una dimensión personal.

Sea lo que sea que emprendamos en la vida, es inevitable que muchas personas y nosotros mismos, nos comparemos con competidores, amigos, líderes de negocios, personas en otras latitudes y todo y quien se encuentre, más o menos buscando lo mismo que nosotros.

Cuando lo anterior sucede, podemos llegar a abandonar la idea individual del éxito, la personalización del camino del logro y la meta, y complicarnos, afectarnos emocionalmente e inclusive abandonarnos.

En esta frase de impacto, aportaremos hoy las razones para apreciar el éxito como una dimensión personal clave, para nuestro desarrollo personal.

 



El éxito es una dimensión personal

Existen muchas razonas para aprender y concluir que el éxito es una dimensión personal, aplicada desde la mente, al momento de desarrollar acciones y también en cuanto a las decisiones y reacciones frente a los malos y peores momentos.

La vida emprendedora nos enseña que el éxito es una dimensión personal - Overflow.pe
La vida emprendedora nos enseña que el éxito es una dimensión personal – Overflow.pe

No existe un negocio igual a otro por más modelo que se copie

Hace mucho tiempo, cuando empecé a compartir experiencias adquiridas con otros emprendedores amigos y/o clientes, caí en la cuenta que por más esfuerzo que hacía para trasladar métodos, herramientas, tips, aportes concretos de la experiencia y detalles inclusive precisos de cómo gestionar un tipo de negocio, el receptor de estas ideas, no hacía lo mismo que otro y que otro y que otro.



El éxito en los negocios, está muy relacionado con nuestra visión emprendedora

El éxito es una dimensión personal a tal nivel, que no está concebido como tal por la misma persona, quienes le observan, apoyan, trabajan en su negocio e inclusive, desde la óptica de la familia del emprendedor.

Aprendí que para modelar el éxito, necesitaba emprender un viaje hacia las ideas de mi cliente, y ayudarle desde allí a desarrollar un camino que tenía que seguir siendo propio, pero con ajustes, tareas de revisión, apuntes para la duplicación y autoconfianza.

Además, tengo que decir que el éxito es un estado emocional que viene de una convicción mental que se gestiona todos los días.

Tu éxito, el éxito de ella, el éxito de nosotros, son dimensiones aún diferentes también

Supongo que habrás escuchado y visto aquello de la teoría de conjuntos, pues entendí que un día me fue muy útil para apreciar que solo una parte de mi éxito, era en la realidad, trasladable a otra persona al trabajar juntos, o emprender juntos, y que en un grupo de personas, el éxito se multiplica en dimensiones aún distintas, gracias al aporte de cada individualidad.

Por tanto en la suma, o en la multiplicación, el hallazgo siempre contemplará aprender que los equipos y las empresas, generan otro tipo de éxito cuando todos se juntan a diseñar un camino común hacia sus metas empresariales.

Esta lectura es muy recomendable para apreciar esta dinámica: “Eres el promedio de las 5 personas que te rodean” dijo Jim Rohn (overflow.pe)

¿Qué es el éxito realmente?

¿Es válido apostar por el éxito de los demás?

Sí y no. En realidad depende mucho más de con quién vas a trabajar este tema, y como decimos de su visión y de cuánta realidad desde ella, puede ser capaz de materializar a su favor, que de todas las técnicas, herramientas, ejercicios de aplicación o inclusive del diseño y desarrollo que puedas aportar a su circunstancia.

Lo más real es que dado un nivel de éxito satisfactorio para ti en tu vida, seas capaz de impactar en los demás y por tanto sea cada vez, más viable, que tu entorno también sea exitoso, a su forma.

Si el éxito es una dimensión personal: ¿Existe algo que lo bloquee?

Si tomamos la idea de la circunstancia, el factor emocional, el espejismo de la comparación, las ideas respecto de los métodos: confianza en el hacer y el logro de las expectativas, el éxito tiene muchos bloqueos de los cuales cuidarnos, para poder alcanzarlo.

Uno de ellos me queda claro que es el Efecto Pigmalión. Hemos escrito recientemente sobre este efecto, de forma indirecta en este artículo: Deja de lado las etiquetas que te definen – (overflow.pe), resaltando que si no tenemos la fortaleza de definirnos por cuenta propia y confiar en nosotros mismos, las palabras de los demás (las etiquetas) pueden alejarnos del éxito y conducirnos a todo lo contrario.

¿Puedo renunciar al éxito que merezco?

El éxito es una dimensión personal que puede llegar a sorprender, un ejemplo de ello es el caso de Charles Feeney, el millonario que donó 8000 millones de dólares y hoy vive con lo él mismo indica que necesita. En Latinoamérica, es icónico, el caso de José Mujica, el Presidente del Uruguay que entró pobre y salió pobre, a tal grado que lo señalan como el Presidente más pobre del mundo.

Entonces, sí es posible debido a que el éxito es justamente, una visión muy interior, personal y emocionante. 🙂

Enlaces recomendados en Overflow.pe

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.