¿Superaremos a los productos de primera necesidad? 3 razones - Overflow.pe

Superar a los productos de primera necesidad: 3 claves

Compartir:

Se maneja este tipo de crisis, como si se tratase de una guerra (y sí que lo es) enfocando la mirada en los productos de primera necesidad, es por ello que las políticas de gobierno enfocadas en salvaguardar la vida, la economía en el mínimo viable y los negocios y puestos de trabajo, son abundantes en el mundo.

Hoy después de apreciar con nuestros propios ojos, como todos los negocios cerraron las puertas y las calles vacías nos hablan del temor de la población respecto de los contagios, los protocolos en los centros de abastos, supermercados y tiendas de conveniencia, nos impactan y al mismo tiempo, los sentimos muy necesarios.

¿Qué ha causado la presencia exclusiva de productos de primera necesidad en nuevos mercados?

Por varios meses, en todo el mundo (entre dos y cinco meses) los productos de primera necesidad se establecieron como los únicos incluidos en la canasta de consumo real de las familias.

¿Se habrán destruido del todo los demás mercados?



3 razones que nos ayudarán a superar a los productos de primera necesidad

Los emprendedores que no están presentes en estos mercados, pueden sin duda ingresar, como el caso sonado caso de la famosa cadena Pastelería San Antonio en Perú, convertida hoy en un Minimarket.

Sin embargo, quienes no desean saturar y canibalizar esta opción, pensando en reflotar su propio negocio, deben atender estas tres razones de las cuales extraer aprendizajes interesantes para cuando toque competir contra el deseo del consumidor de apostar únicamente por productos de primera necesidad.

Las 3 claves por las cuales superaremos la hegemonía actual de los productos de primera necesidad serán:

  1. La nueva normalidad y los protocolos de seguridad en el consumo.
  2. Uso incremental de las tecnologías y redes sociales.
  3. Percepción de un producto o servicio adecuado para el consumo.

Y desde ellas debemos entender cómo proceder con nuestros productos o servicios.

1. La nueva normalidad y los protocolos de seguridad en el consumo

Los productos de primera necesidad han sido los primeros tipos de productos por convivir con la psiquis del nuevo consumidor, afectado por la crisis de salud y enfocado en sobrevivir. Si observamos los medios, su publicidad es prácticamente nula, debido al poder que tiene el impulso del miedo a la pandemia, expresado en los supermercados.

"La nueva normalidad", ese estado de aceptación y al mismo tiempo de seguridad para un consumo que se guarda todas las razones para reactivarse, es el primer ejercicio de combate comercial que puede detectarse, impulsado por la preocupación del Estado, de llegar a la mayor cantidad de actividades económicas reactivadas.

Detrás de ella, los procesos de atención pensados en la salubridad, o mejor dicho los "nuevos protocolos de consumo" nos dan la mano y son el soporte, por ahora más adecuado, para entender cómo tranquilizar a los clientes perdidos y decirles, ven a mi negocio que te ofrezco lo mismo con seguridad al mismo precio, a menos que los precios bajen, por la presión de una demanda diluida o un control de precios gubernamental.

En el siguiente punto, revisaremos el impacto de la tecnología y las redes sociales en el marco de este análisis.

Uso incremental de las tecnologías y redes sociales para superar la presencia exclusiva de los productos de primera necesidad



2. Uso incremental de las tecnologías y redes sociales

Aprovechando la tendencia de un mayor uso de tecnología de conectividad, una de las primeras respuestas, dado el confinamiento de las personas, hizo que los emprendedores nos volquemos con mayor intensidad a la gestión de las redes sociales y los sitios web.

Muchos productos de primera necesidad relacionados con la alimentación, salud y servicios bancarios han avanzado largo y tendido en la forma de abordar la tecnología, en un determinado porcentaje de implementación, siendo la educación el servicio que se mudó prácticamente al 100% a dicho entorno.

El servicio delivery, las tiendas de comercio electrónico y otras formas de negocio que pueden vincularse al mundo digital, van a mantener un crecimiento interesante en lo que va del año, mientras establecen nuevas costumbres, como la generación de recursos digitales desde el quehacer autónomo del emprendimiento.

Los negocios más seguros serán percibidos en el espacio de Internet por exponer valores, como el mejor trato a los trabajadores, respeto a la salud de los clientes y atención de las políticas establecidos por el gobierno, tanto como rentabilidad y libertad en el ejercicio razonable del tiempo que nos toca vivir.

3. Percepción de un producto o servicio adecuado para el consumo

Dada la experiencia con los productos de primera necesidad en la mente del consumidor, la demanda está categorizando de acuerdo a la decisión de quienes ejercen el merchandising en los anaqueles de los supermercados o en las góndolas de los mercados.

En muchos casos, los productos que podemos comprar, han sido aprobados para su producción, desde la ley que establece qué rubros de la economía están autorizados, desde la decisión concreta de la producción y desde el filtro que hace el usuario una vez se encuentra con ellos en la decisión de compra.

Como el factor empleo se reduce y el dinero que fluye hacia el consumidor junto con sus ahorros se acaba, el cliente además de filtrar, limita su canasta semanal, que es la frecuencia más utilizada últimamente para la compra, por considerarse tener el mínimo de riesgo aceptable.

El caso especial de la educación como un servicio de primera necesidad tiene connotaciones interesantes que vale la pena estudiar, sobre todo por que el padre o madre de familia, por un lado no quiere que su(s) hijo(s) vuelva(n) a la escuela física y por otro lado, no acepta la reconfiguración de la educación en el espacio digital planteándose dudas y realizando exigencias.

La propuesta que tenemos para revisar y definir el panorama de la naturaleza del consumo después de la cuarentena puedes leerla aquí.

 

 

Conclusiones

¿Podremos los emprendedores de otros rubros viajar en este tránsito hasta el cliente utilizando nuestro producto como un producto de primera necesidad de modo que nos perciban como productos seguros?

Quienes fabriquen productos nocivos o vinculados con daños a la salud, probablemente tengan un menor espacio en la mente del consumidor ahora que sabiendo que debemos cuidar los pulmones y el sistema digestivo como mínimo.

Quienes estén en otros rubros necesitan comenzar a trabajar en la percepción, a consecuencia de los protocolos de seguridad o de las características organolépticas de sus productos, pues el consumidor ha despertado y dudo que la tendencia se elimine.

No dudamos en que los Gobiernos harán lo mejor para habilitar el tránsito hacia una nueva economía reactivada, sin embargo, entendemos que la activación real estará en manos de los consumidores, que además, difundirán sus decisiones en las redes sociales, algo que ya está viéndose.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *