La felicidad es efímera, aprende a duplicarla - Frases de Impacto - Overflow.pe

La felicidad es efímera, aprende a duplicarla

Compartir:

La felicidad es efímera. Cada vez que se manifiesta, dura poquísimo. Quizá por ello, sea un "bien" tan preciado por el ser humano, tan buscado hasta en los peores momentos, pero al mismo tiempo, tan olvidado como foco de desarrollo espiritual en la vida.

Algunas personas, atentan por sí solas, contra su propia felicidad, otras, lo hacen contra la felicidad de los demás.

En el emprendimiento sobran casos, como por ejemplo, cuando la familia o los amigos, se oponen a que un emprendedor inicie una aventura de negocios, bajo el pretexto de "protegerlo" y niegan que sea buena la oportunidad.



¿Y que pasaría si tomásemos conciencia de la felicidad y su naturaleza?

Si la felicidad es efímera, que tal si nos preguntamos lo siguiente:

¿Qué pasaría en el mundo de los negocios si nuestros amigos y familiares, en lugar de oponerse, fluyeran junto a nosotros, aportando como mínimo las mejores ideas?

¿Qué ocurriría si abriésemos la mente y nuestra "capacidad de recibir", para escucharles? ¿Qué tal si dejamos atrás lo habitualmente incómodo que resulta ser testigos de tanta negatividad?

Desde el punto de vista de la felicidad, como decía, tan efímera, y desde la mirada de los negocios, perder el poquísimo valioso tiempo para tenerla junto a nosotros, nos debería orientar más, a crearla que a eliminarla.

El resto de los ejemplos son tuyos, reflexiona en ellos.

La felicidad es efímera, aprende a duplicarla

Si algo funciona no lo muevas, vuelve a reproducirlo. Esa es la dinámica de la duplicación, en su forma más simple y muchos Emprendedores, lo aprenden con el tiempo.

  • ¿Pero qué de la felicidad en el quehacer diario de hacer empresa?
  • ¿Por qué nos concentramos en la rigidez tan fácil como para olvidarnos del por qué vinimos aquí a crear valor para los demás?
  • ¿Qué hace que pasemos y saltemos el objetivo primario y la felicidad se haya enterrado tantas veces en pro de un concepto de emprendimiento que muchas veces nos ataca desde nosotros mismos?

Duplicar los momentos de felicidad en la vida diaria, dentro o fuera de las actividades de los negocios, podría ser una habilidad blanda poco explorada en un mundo que necesita resolverse desde la ansiedad.

Si la felicidad es efímera, tener la capacidad de multiplicar momentos felices, o la postura de quietud y fe necesarias para autocontrolarse y estar listos en cuanto vuelvan esos momentos, es algo prioritario, inclusive como ejercicio de liderazgo.



¿Qué hacer mientras la felicidad efímera no se manifiesta?

En primer lugar, apreciar que existen detonantes para la infelicidad, y que en mucho vienen de las noticias, de los productos nocivos, de las actitudes desleales en la oficina, de los chismes y de tanto que nos afecta día tras día.

Pero también necesitamos ser conscientes de que nosotros podríamos estar encarnando al problema, alejándonos de la solución.

Así que el resto del tiempo podríamos esperar, mejorando por dentro, limitando el lenguaje y los significados a un juego apacible, que no nos angustie en lo absoluto, que nos ayude a limpiar el espíritu infeliz que muchas veces nos caracteriza.

La felicidad es efímera, entonces muévete hacia ella

Existen muchos ejemplos acerca de cómo la felicidad es efímera y la mejor actitud consiste además de duplicarla, en moverse hacia ella.

Movernos hacia nuestras metas, con transparencia, coherencia y por supuesto, creyendo en nosotros mismos, puede ser para alguien una verdadera forma de acercarse a la felicidad, siempre y cuando esas metas, nos hagan realmente felices.

¿Pero y que tal si nos acercamos también a las metas de los demás? ¿Y si buscamos intersecciones honestas y liberadoras de la carga del día a día? ¿De pronto aliviarnos en el otro, de ida y vuelta nos daría felicidad?

El trabajo en equipo puede llegar a darnos un sentido muy valioso sobre lo que significa ser feliz en el trabajo o al emprender creando altos niveles de éxito en los negocios.

La felicidad y la naturaleza humana.

En efecto, y como lo habrán pensado, la felicidad tiene diferentes conceptos, quizá por ello, no todos la toman en cuenta, no la ven igual en sus vidas o no la buscan con la misma intencidad.

Quizá entendemos que para ser felices como el otro, no vale la pena tanto o tan poco, pero algo que es importante entender es la integración de "mi felicidad" en la "felicidad del otro", como algo inherente al carácter humano de nuestra existencia.

En lenguaje no siempre sonará feliz, las actitudes no siempre nos serán fáciles de entender, el ego andará por ahí dando vueltas para hacer difícil volver a tender puentes, pero lo que podemos hacer por nosotros, para ser felices, siempre será poderoso, y la base para un camino sólido entre todos.

De ese modo, tendríamos, todos, mejores resultados. Mejores relaciones de cualquier tipo. Más armonía, más empatía y menos necesidad de explicarlo todo.

Andaríamos menos confundidos, aceptando y fluyendo, aportando desde el otro hacia el otro, desde nosotros hacia nosotros, sin que eso signifique un individualismo que no se relaciona con el otro ser humano.

¿Tan simple y tan complejo al mismo tiempo cierto?

Quiero tener la certeza de que bastará que uno de todos, lo detone y asumir que los naipes del bloqueo contra la felicidad caerán.

Me quedo con una frase que siempre digo: "Lo puedes aprender. Lo puedes enseñar. Pero no lo puedes negar. Deja de bloquearlo.", que al momento, me está sirviendo para muchas cosas.

Artículo recomendado en Frases de Impacto

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *