Esperar no suma le quita energía al éxito - Frase de Impacto Overflow.pe

Esperar no suma le quita energía al éxito

Compartir:

Esperar no suma, porque la inactividad resta energía al éxito.

En la vida puedes dedicarte a esperar a que todo suceda, a que alguien decida por ti, a que los demás hagan y tú, sentado o sentada, seguir pensando en todo lo que podrás cambiar en el mundo.



Esperar no suma: lo que cuenta es perseguir la felicidad

Muchos hemos entendido que el mundo no cambia esperando por él y nuestros deseos, sentados, o pensando que nos lo merecemos todo, como si al darle la espalda a la realidad, esta se auto diseñará a nuestro favor.

El mundo se vuelve un lugar feliz, mejor y altamente confiable para todos, si nadie espera nada, ni a nadie porque hasta en ello, la felicidad, la podemos descubrir como un concepto que se persigue, así que insisto: esperar no suma.

Esperar no suma: levántate

Por eso:

  • No esperes a que alguien lo piense, aparece y dilo
  • No esperes a que alguien se atreva, toma la primera posta.

Si esperas, nada llegará con la misma intensidad con la cual te atraviesas con aquello que persigues, impulsas, apoyas, compartes, enfocas, dibujas, muestras, convences, lideras y eres capaz de transformar, finalmente.

«Levántate y anda» le dijo en el atardecer de su vida, Jesús a Lázaro.

El punto es.. .¿Quieres ser la cueva de la eterna espera o quienes levantarte y moverlo todo?

Desde cada visión, desde cada mente, desde cada mano tecleteando o desde tus propios pies descalzos, lo puedes hacer.

El día que nuestro país tenga esa mirada intensa entre todos, nadie y nada, nos para. Si tú eres así, qué bueno que estemos cerca el uno del otro.

Por ejemplo, en los negocios las oportunidades no llegan si no haces algo por ti

Neme Martín García ya lo ha dicho. En este vídeo nos desea lo mejor, que nos suceda lo que deseamos y queremos, no al revés.

Esperar nada de nadie, esperar nada, ni a nadie.

Frases muy distintas, que sin embargo, dicen mucho de una actitud ante la vida que vale la pena, pues cuando la tienes, con esa actitud, empiezas a entender que el ser más importante a tu alrededor eres tú.

No esperar nada de nadie, puede ser el camino directo hacia la felicidad.

Tú, por supuesto, y todo lo que hagas, digas y transfieras a los demás, para que lo entiendan y empiecen a tomar las mejores decisiones.

Y no se trata de egoísmo, terquedad, inflexibilidad, o sentimientos encontrados, esperar no suma, más allá del tinte con el que te dirijas a los demás.

¡Éxitos!

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *