Construye la tolerancia a la frustración: 5 claves - Blog Emprendedor - Overflow.pe

Construye la tolerancia a la frustración: 6 claves

Compartir:

Construye la tolerancia a la frustración, por que como emprendedores, ese estado nos será muy recurrente.

Así que vencer la frustración y encontrar el camino y la solución adecuadas, alrededor del problema origen que nos agobia, es el objetivo que necesitamos alcanzar en el mundo donde vivimos.

El primer paso es creer en ti mismo y en que es posible lograrlo. Si así lo piensas, lo tendrás.



Construye la tolerancia a la frustración: 6 claves

  1. Aprecia el panorama donde desarrollar la tolerancia a la frustración.
  2. Regálate un espacio de control en paz.
  3. Apaga el ruido, y en el silencio, aprecia tu dimensión real.
  4. No poder hacer algo, no está mal.
  5. Tomando el control: inicia en lo pequeño: tus cercanías.
  6. Conecta el cuerpo con el alma.

1. Aprecia el panorama donde desarrollar la tolerancia a la frustración

En la vida que ocupamos, es muy fácil sentirse menos, dejarse llevar por las noticias y agrandar las consecuencias del fracaso, entre otras retenciones, ideas y presunciones.

En la mayoría de los casos, dejamos y agregamos a la lista de barreras y bloqueos por superar, un sin fin de pensamientos que dependen de nosotros mismos y se interconectan con el valor que le damos, al deseo de los demás por vernos en una mala posición, a los problemas que nos afectan pero que solo son problemas y a los saboteos que nos infringimos.

Si tú, de forma constante sientes encontrarte rodeada o rodeado de este sentimiento que mezcla la ira con la impotencia, que anula tu capacidad para movilizar ideas, para resolver o para moverte físicamente, tienes un problema de control en el escenario de la frustración.

Si llenas tu mente de decenas de pensamientos, sin hallar un espacio de tranquilidad para tomar mejores decisiones, te digo que estuve allí por mucho tiempo y guiándome de grandes consejos, conclusiones, lecturas y aprendizajes personales, hoy te voy a compartir cómo salí de ese estado, esperando que tú también lo hagas.

El primero ejercicio es que abras los ojos, observes, describas y "pintes" mentalmente el escenario donde te encuentras.

Trata de hacerlo con objetividad y sin juzgar a nadie, ni nada ni a ti. Sólo conviértete en un Cronista de ese espacio en donde tú estás afectada/o, tratando de resolver lo que te ocurre.



2. Regálate un espacio de control en paz.

Si todo lo anterior atormenta tu paz, córtalo. Y para ponerle fin, puedes utilizar una técnica muy interesante que viene desde el teatro: construye un personaje en paz consigo mismo, que se siente feliz y que lo controla todo.

Para lograrlo puedes utilizar un guión (texto por interpretar) basado en todo aquello que para ti significa tener el control y disfrutar de un espacio pacífico.

Por ejemplo, frente a un espejo, en tu habitación o en un espacio íntimo, puedes decir:

  • Un ser perfecto como yo, merece esta playa divina de arena blanca y agua cristalina.
  • ¡Llegué! ¡Ahora sí! ¡Qué empiece lo bueno!
  • ¡Sabía que me estaban esperando!
  • Les agradezco mucho todos estos regalos hermosos en este día especial.
  • El cielo está fantástico: veo toda la paleta de colores en un lienzo bello sin límites.

La idea central de este ejercicio es alcanzar un estado de expresión tal, que te ayude a practicar un estado de control, felicidad, armonía, energía y alegría plenos. Imagina a la gente que te rodea, el impacto de la naturaleza y todo lo bueno que deseas que ocurra durante cada frase.

Luego, cuando hayas alcanzado un excelente nivel de interpretación, es decir, cuando aparezca un personaje diferente, que siente distinto, podrás crear tus propias frases, tomando mayor control del ejercicio y sentirás además, el enorme cambio en ti.

3. Apaga el ruido, y en el silencio, aprecia tu dimensión real.

Por lo general, los sentimientos de frustración, crean ideas recurrentes que agobian nuestros pensamientos de forma constante y dado ello, cortan nuestras actividades.

Para crear estados de tolerancia y al mismo tiempo minimizar los hechos, la idea es practicar un ejercicio mental donde apreciemos nuestra dimensión real en el escenario de la vida.

  • Utiliza la noche o los horarios cuando el día amanece (cuando tu familia o vecinos permanecen en silencio.
  • Apaga todo aquello que emita ruido (aparatos electrónicos sobre todo) y trata de tener algunos o varios días con un buen nivel de sueño (al menos 8 horas diarias durante tres o cinco días).
  • Cierra los ojos y si es complicado utiliza una mascarilla ocular de tela.
  • Respira y escucha tu respiración (importante).
  • Imagínate cada vez más pequeña/o como si un dron te estuviera enfocando y al mismo tiempo, estuviera subiendo y subiendo sin perderte de vista. Imagina tu ciudad, tu provincia, tu país, el continente, la tierra entera, los planetas, piérdete en la inmensidad.
  • Y descubre cuál es tu dimensión.
  • Cuando estés pequeñísima/o y prácticamente perdida/o en la imagen, piensa en aquello que te frustra, vuelve a respirar y siéntelo lejano.
  • Si te miras a ti misma/o desde lo alto, sentirás que no existe nada que pueda vencerte y ese, es el objetivo de este ejercicio.
  • Regresa hasta tu cama, y vuelve a despegar cuantas veces creas necesario, hasta lograrlo.

 

La tolerancia a la frustración una decisión por la paz interior - Overflow.pe

4. No poder hacer algo, no está mal.

Existen muchos aprendizajes alrededor de esta frase, algunos los he obtenido de conversaciones fructíferas, otros de películas con dramas increíbles, de aprendizajes personales, o del mismo tiempo que transcurre y nos permite ver, como todo pasa, como todo cambia.

No poder hacer algo, es sinónimo de reconocer una limitante alrededor nuestro, dentro nuestro, o en alguien o algo que aparece como una barrera o bloqueo.

Si sufrimos por ello, reconocemos el poder que tiene para impedirnos hacer algo, pero lo que no estamos ejercitando es el no darnos cuenta de todo lo que permitimos que nos afecte.

Para empezar un bloqueo -el que sea- es un asunto externo que nos afecta cuando dejamos que nos afecte. La mera existencia de algo que nos impide actuar, no implica que podamos hacer lo que no podemos hacer, de otra forma, donde no hay bloqueos.

Tampoco implica que el bloqueo sea eterno, o que no podamos superarlo. Este ejercicio es una decisión reflexiva, debes concentrarte en "mirar directo al problema", y para lograrlo, y destruir el bloqueo, vamos a rediseñar y personificar.

Por ejemplo, a mis perturbaciones, bloqueos, fracasos y negaciones (en fin, a todo lo que me anula) lo transformo en una zanahoria jocosa, con mucho pelo verde y con zapatillas. La miro, me burlo de ella, la cocino y me la como. Se que puede sonar un poco extraño, pero también utilizo mangos, brócolis, paltas y alfajores (que son deliciosos).

Cuando despierto de este sueño inducido o cuando estoy frente a mi computadora y termino de imaginar, me aborda un sentimiento de alegría intenso, que me da el poder suficiente para vencer cualquier tipo de bloqueo.

Puede que siga sin poder hacer algo, pero como mínimo he aceptado mis limitaciones con tranquilidad, me he reído de ellas, y me he puesto a buscar salidas, con mayor motivación.

5. Tomando el control: inicia en lo pequeño: tus cercanías.

En el punto 3 habrás notado que comienzas a sentirte mejor al "esquivar" aquellas "paredes" que antes se presentaban como inmensas y únicas, disminuyendo tu capacidad de reacción.

Conforme más plantas, frutas o verduras te comas, o transformes y proyectes de forma jocosa, más rápido vas a cambiar el sentimiento y rediseñar tu interior con respecto de la frustración.

Llegará el momento en el que lo puedes hacer de modo consciente, en automático y sin necesitar imaginarlo con los ojos cerrados. Entonces, podrás identificar cualquier tensión en tu cercanía y abordarla con éxito.

Adquirir la tolerancia a la frustración además de ser un asunto de tomar la decisión de hacerlo, tiene mucho de práctica.

Inicia con cosas pequeñas como las llaves que siempre pierdes, la ruma de libros que te molesta ordenar, ese objeto que te falta adquirir y busca la forma de lograr, o que no te incomode, o resolverlo (que sería lo mejor) de modo que, el problema como origen, desaparezca.

En esta etapa es mejor empezar con objetos y luego con personas. Por ejemplo, cuando quería dejar de fumar (fumé dos a tres paquetes de cigarros durante muchísimos años), imaginaba un cigarro como un cactus y cuando me lo quería comer, ya te imaginas lo que sucedía. Así que, el control que impongas depende de ti mismo.

Hoy tengo desde hace 10 años, un paquete de cigarros guardado en un armario de mi habitación, de vez en cuando lo tomo, y siento el control cuando ya no me provoca en absoluto. Esto quiere decir que puedes pasar de la imaginación a la realidad porque te contaré un secreto: son lo mismo.

6. Conecta el cuerpo con el alma.

El alma, un espacio complejo por definir, donde pienso que está presente la energía del universo que te describe tal cual, sin engaños, sin máscaras, sin egos, libre y disponible.

Y el cuerpo, "una especie de cárcel" que toca la realidad (o aparente realidad) y que te hace tomar decisiones en contrario de lo que sientes como ser espiritual.

Una lucha constante, donde existe la desconexión. Cómo cuando sabes que algo está mal, pero todo te presiona a dejarlo pasar, aceptarlo o formar parte.

¿Y qué tal si intentas frente a cada situación, conectar uno y otro?

¡Pero justamente esa relación hace que me frustre! Sí, claro, pero eso sucedía antes de los 4 puntos anteriores, antes de ejercitarte en el control de la frustración. Ahora, si eres otra persona y has alcanzado un estado de paz, podrías enfrentarte al punto clave: a ti misma/o.

Porque aquello que nos domina, viene de nosotros mismos, y sucede en un espacio de desconexión, al tener claro qué une tu esencia espiritual con tu conexión con el mundo material, obtienes un mejor estado de ánimo y comienzas a explicarte como un ser capaz de tolerar la frustración, que de un modo u otro, es un elemento de presión para lograr un aprendizaje.

Cuando el aprendizaje se instala, es porque dejaste pasar el consejo, observaste mejor un panorama, te auto explicaste como parte del problema, sin sentirte abatida/o y tomaste las riendas, sin atravesar por sentimientos de ira, al contrario, te sienta muy bien darte cuenta de todos los errores y todos los bloqueos.

Y todo lo demás, incluye a todos los demás, a quienes mirarás diferente, sin tener la necesidad de reclamarles nada, porque también son elementos de tu aprendizaje.

Finalmente, la tolerancia a la frustración, será uno de tus grandes logros para tu desarrollo personal. Solo recuerda que necesitarás siempre, hallar el camino correcto, la solución, la decisión y el sentimiento adecuado en cada paso que des, para vencerla.

Escrito por : Sergio González Marín

Director de Overflow Emprende. Consultor Integral e Investigador del Emprendimiento en el Perú. Enfocado en el diseño de estrategias de innovación, marketing y ventas. Asesor de Emprendedores. Escritor y Coach de emprendedores.

Frase de Impacto destacada en Overflow.pe

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *