Razones para estancarse en el emprendimiento

Razones para estancarse en un emprendimiento

Compartir:

¿Cómo salir de una especie de "momento congelado" o "colchón de ingresos" que no pueden superar?

Las razones para estancarse en un emprendimiento son muchas, se pierde dinero, y no es un tema como para no hacerle caso.

¿Qué lo origina? Algunas veces el exceso de confianza en que sólo la producción de calidad atraerá a los clientes, otras veces, una mala gestión tributaria, una mala elección de socios, y finalmente, lo que más ocurre: un enfoque comercial eficaz, ausente.



¿Qué significa "Estancarse en un emprendimiento"?

Cuando un negocio que opera normalmente, no vende más, pero además, no crea mayores márgenes de utilidad año a año, hablamos de un estancamiento y su peor figura, tiene que ver con el resto de competidores, y la baja capacidad de convencer al mercado, sobre todo cuando éste crece y la empresa no.

No es bueno ver el estancamiento cuando las afectaciones que nos rodean son de índole económica provenientes de una situación generalizada, por que aún en esos espacios, todavía podría tomarse decisiones para reenfocar las operaciones.

Algunas ideas de estancamiento para un negocio que:

  • Produce y vende con márgenes estables, y por alguna razón no puede producir ni vender más.
  • Intenta vender más, lo logra pero ¡no gana más!
  • Cuando no se desea ir más allá de una cartera de clientes pequeña
  • Enfocarse más en la producción
  • Olvidarse de la gestión de los canales de ventas
  • Seguir gestionando la producción lejos de la información de la demanda y específicamente del cliente meta

Valgan verdades no hay que ser muy adivino, para darse cuenta que a muchas empresas el exceso de confianza les gana la partida, reducen su staff de vendedores, se enfocan en atender a sus pocos clientes y cuando éstos, cambian de proveedores, la nueva condición de incertidumbre, literalmente los borra del mercado.

¿Se imaginan perder los únicos clientes con los cuales se cuenta?

Alto enfoque en la producción, bajo enfoque en ventas

Cuando la gestión especializa las tareas de producción y no las de comercialización, marketing o publicidad, es lógico que podamos desarrollar mejores productos pero no saber o tener dónde venderlos.

Los buenos productos tienen sin duda un gran poder de reventa por recomendación, pero para materializar las ventas, hace falta también que la oportunidad de compra surja, y estar presente en el momento de la decisión es lo que suma para lograrlo.

Los vendedores sabemos que podemos ganarle al recomendado, si el recomendado nunca aparece o sus ofertas no convencen por no estar "pensadas en el cliente".

Al centrarnos exclusivamente en la producción podemos crear excedentes en los inventarios, debido a que no se piensa en un buen plan de producción, derivado de la demanda.

El enfoque correcto, pasa por pensar en cómo llevar los productos hasta el cliente enfocándonos en:

  • Tener presencia en los canales.
  • Identificar en ellos los niveles de ventas diarios por producto.
  • Reemplazar el "dato teórico" por "el hallazgo" al evaluar la información.
  • Identificar qué productos de nuestra cartera, o que potenciales productos por fabricar, ofrecerán mejores resultados en el canal.

Por lo tanto, la producción no puede estar acéfala de ventas porque al revés, tampoco funciona un negocio.

Estancarse en un emprendimiento no puede ser el resultado de la falta de comunicación entre estas áreas súper importantes para crecer.

Los equipos son fundamentales para resolver el entrampamiento - Overflow.pe



Demasiada Administración. Cuando el orden no tiene resultados

Cuando nuestra empresa se convierte en un gran artefacto de pagos y trámites, de procesos y validaciones, de confirmaciones y burocracia activa, de reuniones y enfocada en hablar, con espacios para la acción reducidos, y exigencia alta para el análisis, nos volvemos lentos.

No tener oportunidad para subsistir en un ambiente que afecta la flexibilidad y capacidad de concretar junto a los clientes, no dentro de las oficinas, nos aleja de concretar fuera de la empresa, aquello que suele siempre ser más importante.

Hablar, Ordenar, Analizar, no son asuntos mínimos, pero enfocarse únicamente en que al interior de los equipos se desarrolle estas actividades, no deja tiempo para crecer.

Es necesario pensar al revés, enfocarse en el cliente y lograr que el aparato administrativo actúe en automático, brindando soporte a las áreas que fortalecen al producto, servicio y a la marca, que hoy en día, deberían fusionarse en un área de Innovación.

Por cierto, no es un tema de qué área de la empresa sea la más importante, sino de qué tipo de resultados deben obtener cada una de las áreas de la empresa, dada su relación con el crecimiento.

Falta de decisiones o entrampamiento

De todas las razones para estancarse en un emprendimiento, no tomar decisiones puede ser la de mayor impacto.

No avanzar por diferir en la forma de hacer algo, pensar respecto de algo o necesitar más o menos información para tomar decisión deja de lado el impacto que tiene que la convivencia se apoye en alcanzar objetivos, y no en resolver formas de pensar.

Finalmente, todos pensamos distinto, los objetivos en cambio, deben alcanzarse y las empresas que funcionan mejor, lo hacen porque ejecutan, no porque discutan, dialoguen o evalúen todo el tiempo a nivel de sus socios, dirección, jefaturas o equipos de trabajo.

Es importante, tomar decisiones y asumir los riesgos, ya que al hacerlo, crearemos aprendizajes basados en la realidad, no en la imaginación ni en la evaluación del pasado o del futuro.

El punto es claro, fijar un calendario, actuar y evaluar en plazos cortos, para seguir tomando decisiones. Pero eso sí: recordar nutrirse de información válida para una adecuada toma de decisiones.

Reactivar el crecimiento es posible

El crecimiento es posible a pesar de las razones para estancarse, siempre y cuando caigamos en la cuenta que alimentarlas, es como gestionar con una mala idea en la cabeza y además, difundirla en toda la organización.

Para reactivar el crecimiento necesitamos:

  • Dibujar la problemática en su conjunto para verla de modo integral.
  • Identificar la información relevante para evaluar qué hizo que la maquinaria dispuesta para un negocio cualquiera, se detenga.
  • Encontrar en los grandes campos de acción de la empresa los hallazgos y ejecutar las acciones necesarias para superarla.
  • Antes de invertir, examinar qué potencia tenemos como organización para enfocarnos en el cliente y los mercados.
  • Innovar es vital.

Estancarse en un emprendimiento es preocupante, pero si lo piensa un poco, podría tratarse de no haber identificado qué componentes añadir y cuándo hacerlo, en la receta del emprendimiento altamente productivo.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *