¿Qué significa GESTIÓN? ¿Y en qué se diferencia del Liderazgo?

Gestión versus Liderazgo

Volvió a ocurrirme participar en una conversación reciente, entre emprendedores entusiastas, buscando diferenciar lo que significa Gestión de lo que significa Liderazgo. Algo que podría parecer simple pero que tras el diálogo siempre se complica, de algún modo.

El diálogo comenzó centrándose en las ideas que Druker habría propuesto (no lo tengo confirmado) acerca que Gestión es «hacer las cosas bien» mientras que Liderazgo es «hacer las cosas». Eso me llevó directo a pensar en mis profesores de Administración cuando nos enseñaban acerca de la Eficacia como «hacer las cosas» y la Eficiencia como «hacer las cosas con el menor nivel de recursos». Sin contar con la cita a la mano, nos centramos en el asunto, reconozco, de un modo bastante académico, pero tras la ventaja de conocer estos conceptos, se encuentra el aporte de un diálogo interesado en brindar luces que ayuden a la gestión de las empresas.

Empecemos.

Todo estudiante, practicante y profesional de la Administración sabe que Hacer no está relacionado, necesariamente con «algo positivo», sino con el hecho de Accionar o Experimentar. Si el Error no existiese, como un hecho probable y como fuente de aprendizaje, inspiración y conocimiento, Hacer sería siempre positivo, pero es más, un concepto dual, importante sin duda alguna, pero dual ya que supone hacer mal y hacer bien. Gestión no es entonces solamente «hacer las cosas bien». Un segundo argumento indica que si Gestión fuese un término asociado a los Resultados podríamos vincularlo con el estado «bueno o malo» pero lamento concluir que, es más bien un término asociado a la Acción previa a los resultados pues nadie Gestiona, por primera vez, desde los resultados sino hacia ellos y los números no son sinónimo de acción.

Entonces, para no confundirnos diremos que, cuando Hacemos Gestión es claro que apuntamos, deseamos, queremos, anhelamos obtener los mejores resultados; pero podríamos no alcanzarlos. Ese deseo, nos coloca en el mundo de los Objetivos. Los objetivos definen qué acciones seleccionamos para un Plan, y es así por un asunto de planificación estratégica, que también define Metas, que no son otra cosa que los Resultados, antes de que ocurran, es decir, las metas están por debajo de los objetivos, primero son los deseos, luego los resultados que espero para poder cumplir con esos deseos. Y después viene la felicidad o la triste realidad de haberlos alcanzado o no. La Gestión se encarga entonces de toda esa realidad.

Desde otro punto de vista, perteneciente a la teoría administrativa, Gestión es en sí misma, la actividad principal del Administrador profesional, y significa muchas cosas. En primer lugar «Mantener coordinados los principales aspectos del quehacer administrativo alrededor de los procesos de la empresa».  Esa Coordinación significa en mi modo particular de ver las cosas: un diálogo transversal a nivel de los procesos de la empresa. Y los aspectos principales son: Dirigir, Controlar, Planificar y Organizar (propuestos por James A. y Stoner). Son esos mismos aspectos esenciales de la administración (lo que yo suelo llamar enfoques múltiples), generadores de las diversas ramas de las Gestión, creadores entre otras de por ejemplo, La Gestión Comercial, un tema que ya hemos tratado en otro artículo.

No quiero seguir en este ejercicio de razonamiento conceptual sin aclarar que en efecto, el ámbito de la Gestión está en el HACER y que uno de sus objetivos es HACER BIEN LAS COSAS, sin embargo, plantearlo así, dejaría de reconocer otros aspectos (tercer argumento).

Me explico: Al centrarse únicamente en el «hacer bien», necesita medir, y al entrar en el campo de la Investigación, (saliendo del dominio de la Administración), sólo consideraría aquellos eventos que arrojen confianza de entre todas las posibles medidas, o en el peor de los casos, aquellos donde el observador determine bajo algún criterio, que algo es bueno o positivo como para ser tomado en cuenta. Todos sabemos nuevamente, que la Investigación no selecciona únicamente los resultados evaluados como buenos, es más, no asigna calificación alguna, sólo produce datos.

También podemos darnos cuenta al poner en práctica los principios de la Gestión, que Gestionar supone (cuarto argumento) aquella acción creativa, que surge de la necesidad de tomar una decisión, muchas veces con poca o nula información. Nuevamente, tampoco podemos deducir que se trate de «hacer bien las cosas», pues eso siempre depende no sólo de la ausencia de la información, sino de las presencias o ausencias de un sin fin de asuntos adicionales tales como riesgos, recursos, capital humano, tiempo disponible, entre otros factores internos y externos que afectan a las empresas siempre. Así que Gestionar podría suponer hacer lo que mejor podemos hacer en una situación donde no tuvimos el control de nada. Y lamento decirles que ello, hasta podría ser evaluado como una acción mala, no buena, dependiendo claro está de quién evalúe o qué se evalúe.

Por lo tanto hacer bien las cosas, es sólo una parte en la definición del concepto de Gestión y está relacionado con los objetivos y metas que necesitan un criterio de observación o evaluación para ser determinados como buenos.

Sigamos con el otro concepto.

Liderazgo fue el otro término utilizado para validar las definiciones iniciales como un reto intelectual pero que finalmente tampoco obedece al «hacer las cosas» y lo explicaré.

Si tomamos esa definición y la entendemos como propia de un sujeto activo implícito, es correcto que el Liderazgo, en cierto sentido, supone que ese sujeto (entendido como «El Líder»), sin duda alguna, «debe hacer las cosas», pero como sabemos, la idea se queda corta. ¿Por qué? Es simple darse cuenta que quedarían totalmente fuera, todos aquellos aspectos que definen al Liderazgo, al Líder y a la Influencia que éste ejerce en los demás (se trate de un Liderazgo positivo o de un Liderazgo negativo, algo que sin duda existe).

Ahora bien, lo más importante no es que el Liderazgo, como consecuencia de la existencia de un Líder, determine una influencia en los demás. Lo más importante radica en entender cómo hace el Líder para «hacer, a través o desde los demás».

Esto implica que el Liderazgo, como tal, nace desde los demás, desde el «efecto existencia del Líder» hasta la «consecuencia decisión grupal». Así que tenemos a la creación y al seguimiento de un Líder como factores imposibles de no tomar en cuenta. Finalmente, al comparar si se trata de «hacer las cosas» o «hacer que los demás, hagan las cosas siguiendo al Líder como ejemplo hacedor», es claro que el Liderazgo es un concepto que une y no se queda sólo en la definición del Líder como ejemplo de hacedor.

Por lo tanto hacer las cosas, sólo define el rol del Líder como ejemplo de acción y no todo el concepto correspondiente a la palabra Liderazgo, principalmente enfocada desde los demás hacia el líder (no al revés).

Añadiré algunas Conclusiones que nos ayudarán a entender los conceptos y compararlos para cerrar este artículo.

  • De hecho es posible Gestionar mal, pero veo complicado Liderar mal. El liderazgo como tal siempre es eficaz aunque sea un liderazgo negativo. La Gestión, podrían ejercerse sin eficacia y seguiría siendo Gestión.
  • Podemos Gestionar muy bien en el corto plazo y terminar complicándonos en el largo plazo, o al revés, en cuyo caso los efectos de esa Gestión influirán en uno o en el otro sentido sin importar en que enfoque de tiempo nos encontremos.
  • En el caso del Liderazgo, los efectos de un Liderazgo presente o ausente, crean situaciones de largo plazo que contribuyen al ser humano en cualquiera de sus experiencias futuras. La presencia contribuye al desarrollo y la ausencia contribuye a un símil de letargo en las empresas, lo cual no quiere decir necesariamente, malos resultados, pero sin duda, no habrá desarrollo.

Si deseas acercarte a la historia del término Administración hemos encontrado este link maravilloso que te dará bastante

¡Éxitos!
Sergio González Marín
Director – OVERFLOW
http://www,overflow.pe
https://www.facebook.com/overflowpe 

 

 

Boletín Overflow

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *