¿Qué es un sitio web? No es una pregunta ingenua

¿Qué es un sitio web?

Un artículo sobre los sitios web, para quienes desean conocerlos por dentro

Llevo más de quince años mirando sitios en Internet y no dejo de sorprenderme con la evolución que éstos han tenido. Sobre todo con la evolución del «soporte» que les hace viables. Mientras escribo este nuevo artículo, estoy rodeado de opciones en un tablero de control para la publicación web, que hace 15 años para mi eran asuntos impensables. Así que preguntar hoy, ¿qué es un sitio web?, es evidente que sigue connotando mucho detrás.

Aún estamos en los tiempos en que para la mayoría de usuarios, un sitio web puede sólo ser lo que se ve y punto, pero para quienes nos dedicamos a construirlos, por razones obvias es mucho más. El inconveniente surge cuando por razones mezquinas, los productores no comparten con los clientes, aquello que es necesario que sepan, para mejorar sus resultados y su experiencia en Internet, a tal punto que, la sumatoria de todos esos «mejores resultados» conduzca a una gran cantidad de empresarios a otro nivel y por ende, todo este proceso se convierta en un motor de la economía digital. Algunos dirán por supuesto que exagero, pero la «verdad de la milanesa» es que dejamos día a día que las decisiones de éxito estén pendiendo de la ausencia de información por el lado del cliente, y de la falta de ética por el lado del productor web. No de todos, he de decir, pero sí de una gran mayoría.

Un sitio web, mucho más que un diseño o una diagramación

Volviendo al tema, si a primera vista, la pregunta podría parecer ingenua, o inclusive fuera de lugar, sepa usted que no lo es, y por otro lado, el consejo siempre será el de buscar conocer la dimensión completa de un sitio web, pues en ello radica la capacidad de poder crear y posicionar contenido de forma tal, que nuestro negocio se vea totalmente beneficiado, y ese es el punto central de este artículo.

La mayoría de los usuarios enfocan su visión de sitio web en lo que el sitio web transmite a primera vista: el diseño y el contenido. Lo que se mueve y lo que no, los títulos, los colores, la «diagramación» me dicen a veces. Todo ello revela que la visión de imprenta o el enfoque en el diseño, aún siguen siendo «el norte» para explicar lo que ocurre en un sitio web.

Empezaremos por decir algunas pequeñas cosas complejas. Un sitio web está formado de páginas web y son éstas las que Google registra en sus bases de datos, siempre y cuando pueda «acceder» a ellas, es decir, ser capaz de leerlas mediante su «spider» o «robot» que en este caso se llama Google Bot y es el encargado de rastrear Internet para conocer mucho (si no todo) acerca de las páginas web. Las páginas a su vez, están representadas por URLs. ¿Sabe usted lo que significa URL? Pues significa «localizador de recursos uniforme» y para entenderlo puede visitar Wikipedia aquí. Finalmente, un Link es una URL escrita en una página web «origen» de modo que actúa como enlace hacia sí mismo (destino).

Estoy seguro que después de lo anterior, si no está habituado a esos conceptos, su noción de lo que significa un sitio web está comenzando a cambiar. Quizá necesite leerlo nuevamente, por partes y hacerlo un par de veces antes de seguir, no por que piense que no está capacitado para asumirlo, sino por que las nuevas ideas es mejor asimilarlas poco a poco.

La secciones de un sitio web completo

Decíamos entonces que los usuarios sólo perciben en la mayoría de los casos lo que podemos convenir en llamar Diseño Web (para referirnos a componentes del diseño de un website completo, no a la actividad de Diseño). Recién cuando pasan algunos minutos navegando o ya tienen en su haber, bastante tiempo utilizando sitios web, los usuarios comprenden que el diseño es importante, por supuesto, pero que hay algo que va más allá del diseño y nos permite «navegar» en el sitio. La primera noción le asigna la palabra «menú» «secciones» «estructura web» «botones» «botonera» (otra vez visión de diseño gráfico o diagramación) al esquema de «links internos» que se clasifica y muestra destacada la información. Un segundo nivel hablará de «funcionalidad en la navegación» para terminar finalmente vinculados al concepto de «usabilidad web» como un todo integrado: donde el diseño, las funciones, la orientación al usuario y todo lo demás «que se ve» juegan entre sí para lograr del sitio web, un entorno que ayude y promueva el consumo de información (o alcanzar los objetivos para lo cual fue desarrollado).

Integración funcional ese el objetivo de un sitio web a nivel de estructura

Así que no hay diseño NO FUNCIONAL que aporte. Y ese es un descubrimiento duro de aceptar. Entonces los usuarios, se dan cuenta que si todo está puesto como sea, sufren, pierden, se pierden y no entienden. Cuando ese usuario es quien «pide que le hagan el web», el panorama se vuelve más complicado para él. Es en este punto donde concluimos que el contenido (sea o no relevante como tal), pierde valor si no está correctamente mostrada esa integración funcional. Céntrese en esto: ¿Si no encuentro algo en la web a la que llegué para comprar o indagar respecto de mi necesidad, insistiré en entenderla o le doy clic a la equis y busco otra? Pasar por alto una integración funcional es entonces una falla importante.

Explicaremos la importancia de una correcta clasificación de la información, esquema de contenidos y navegación con un ejemplo típico de nuestras vidas. Digamos que está en el supermercado a punto de pagar y se percata que su bolsa de azúcar está rota en un extremo casi imperceptible. Sin duda querrá cambiar el producto, pero lo encontró sobre una góndola. Así que voltea y le pide a su pareja que busque otro producto igual que no esté roto en esa góndola. Usted le dice, «saqué el azúcar de por allá, dos corredores de frente y más o menos al centro al costado de la leche». Tome en cuenta que esto ocurre a diario. De pronto el azúcar jamás estuvo por allá, sino en la zona trasera junto a las ofertas del corredor más lejano. ¿Qué cree que ocurre en estos casos? Examinemos varias alternativas, una a considerar es que si no encuentra las bolsas de azúcar, tendrá que dejar de comprar la que tiene en su poder, o aceptarla así, con el orificio y todo. Otra consecuencia es que si su acompañante logra encontrar el dichoso corredor, como mínimo se habrá demorado bastante en hacerlo, o quizá nunca lo logre. El evento también creará malestar, no sólo en usted, en su pareja, sino en la gente que le esperaba con la solución. ¿Se imagina sin la bolsa nueva de azúcar habiéndoles hecho esperar tanto?. Bueno en la web, lamentablemente parece que nadie tiene tiempo de esperar pero todos quieren encontrar el azúcar con el mínimo esfuerzo. Aún así, debemos recordar que los usuarios disponen de una «Equis» para aplacar su ira 😉 osea, es mucho más fácil de solucionar si la web no les ofrece el camino adecuado o no pueden entender o detectar por dónde ir.

Bueno, bonito, pero barato e incompleto

Pero esto no es todo. El sitio web podría ser bonito y estar bien organizado. El pequeño detalle se centra en cómo llegan los usuarios que usted necesita hasta él para luego esperar los emails o las llamadas telefónicas. ¡Por el nombre de dominio! – dirá usted. ¿Y cómo lo conocemos si no somos nosotros, nuestros amigos y los que leen nuestra publicidad en otro medio? Si se lo piensa, ese es un segundo inconveniente que puede terminar por complicarle el panorama de una forma muy grave y no faltará el «estudioso» del tema que le diga «usted debe adquirir posicionamiento web» para que lo «encuentren en Internet». ¿Posicionamiento qué?.

Cumplir normativas, gestionar el registro, lograr valoración y obtener posicionamiento objetivos integrales de un sitio web

Para resolver la última de las etapas del viaje de nuestro contenido web, desde la web hasta la coincidencia con las búsqueda de un usuario de Internet, debemos comprender que un Sitio Web está sujeto a «normativas de publicación» y a «normativas de lectura por parte de los buscadores (acceso)». Las normativas de publicación, son asuntos técnicos que establecen buscadores como el de Google, que aportan orden y posibilidad. ¿Posibilidad? Sí. Posibilidad de ser leídos por el «spider» de Google, y otros «spiders». Aquí es dónde los usuarios preguntan cosas como ¿Y por qué tengo yo que cumplir esas normas? ¿Son obligatorias? ¿Quién las dispuso? ¿Por qué? Y entonces desde una pregunta simple como la de «¿Qué es un sitio web?» podríamos llegar a conversar sobre el Consorcio Web, algo que podrá conocer aquí y que reúne entre sus filas a los más mentados del terreno del soporte web en Internet, entre ellos por supuesto a los buscadores, y de todos ellos, sin duda a Google, el registrador y clasificador de websites sin competencia (más conocido como Buscador), creador de Chrome, el explorador de mayor uso.

Los usuarios que han llegado hasta aquí en su comprensión del sitio web y entienden sobre la necesidad de pegarse al gigante de la clasificación de la información, saben que en el argot de los desarrolladores puede citarse como «NORMATIVA SEO» a todo lo necesario por cumplir para ser registrado. Entienden la diferencia con el hecho de que cada Explorador «dibuja, pinta, imprime, muestra de forma diferente y cada día más cercana» las páginas webs. Saben que esas diferencias pueden resolverse manipulando HTML u otro lenguaje de programación web y han aprendido que una cosa es ser leído por un buscador y otra muy diferente, tener la capacidad de ser bien impreso en la pantalla de un explorador, sea cual sea el motor de búsqueda o navegador que esté utilizando. En el primer caso hablamos de SEO en el segundo de estilos gráficos y enfoques específicos dirigidos al display de cada explorador (lo que bien podríamos llamar diseño y técnica)  posibles de controlar junto a su diseñador y desarrollador. Inclusive ya hoy en día, de lo que se habla es del reinado del diseño «responsive» que se «adecúa de forma flexible» a cualquier «display» de cualquier hardware donde se ejecute un explorador. De modo que la web de hoy que es responsive, se está peleando hasta con las Apps de los smartphones en lugar de -como antaño- pelearse con las diferentes versiones de cada Explorador que las «imprimía» diferente ¿Alguna vez pensó que un sitio web llegaría hasta su teléfono inteligente? Bueno eso está pasando ya hace bastante tiempo atrás. Hoy los desarrolladores nos enfocamos cada vez con más fuerza en «lo responsive».

El éxtasis del web: lograr posicionamiento y ser encontrado en Internet, de forma natural

Cuando llega a completar este conocimiento (o a entenderlo) comienza a valorar otros asuntos, además del diseño, la navegabilidad y el enfoque técnico del potencial normativo o la capacidad de registro de su web en Google. Usted entonces, se preguntará: ¿Pero y qué onda con el POSICIONAMIENTO? ¿Cómo es que finalmente se obtiene ese tan ansiado estado de la web? ¿Cómo se encuentra mi web con un usuario interesado?

Todo lo anterior sucede realizando una mezcla de enfoques: Por un lado la «gestión de contenido» y por el otro el «enfoque técnico normativo». Cuando esto sucede llegamos al nivel en el que los resultados de las búsquedas de un sitio como Google, pueden materializarse en ese encuentro. Dicho de otro modo ese encuentro viene a ser un hallazgo importante para el usuario: es decir «lo que busca».

¿Y cómo sucede? ¿Cuál es el secreto?

  1. Primero debe entender que no existe ningún secreto. Se trata de puro trabajo eficaz.
  2. Usted define un plan de trabajo para el diseño de su web, que incorpore todos sus objetivos.
  3. Cuando concluye, debe haber alcanzado el cumplimiento de normativas y haber diseñado un sitio con una estructura integral exitosa.
  4. Al comunicar su web a Google (mediante las herramientas disponibles para hacerlo) Google deberá poder ser capaz de leerlo.
  5. Al leerlo, deberá registrarlo (guardarlo en su base de datos)
  6. Luego de registrarlo lo deberá indexar en su web asociándolo a palabras clave y descripciones (principalmente a estas últimas)
  7. Cuando los usuarios navengan en su web comienzan a agregar «puntos a favor» es decir «posición».
  8. Lo anterior lo hacen de varias formas: Compartiendo sus links, hablando de su web en un blog, en otra web o en las redes sociales (¡sobre todo en las redes sociales con información de acceso público!)
  9. Google en su habitual tarea de registrar contenidos encuentra lo anterior «por ahí» en el amplio ciberespacio y vincula las «recomendaciones» con su dominio o páginas de su web según sea el caso.
  10. Al hacer lo anterior, Google le asigna posicionamiento.
  11. Su posicionamiento es mayor si suceden algunas cosas importantes.
    1. Si crece en contenido: resulta obvio concluir que si tiene más que registrar, posicionará más  en algún momento.
    2. Que siempre cumpla con las normativas: por ejemplo entre ellas, que sus contenidos tengan múltiples formatos (esto es un truco realmente importante)
    3. Que sus usuarios repliquen su contenido, le den clic en Me gusta y obviamente esté súper difundido en las redes sociales de acceso público de forma constante.

Googléate a ti mismo de vez en cuando, buscando las categorías de tu servicio, palabras diversas y jamás tu nombre específico

Dicho de otro modo, Google no da posicionamiento a los sitios que no son encontrados, dado que no son registrados, porque no pudieron ser leídos. ¿Entiende mejor la dimensión del sitio web ahora? Sólo lo que se registra en Google tiene consecuencias de «posicionamiento». El término surge no de una posición en comparación con todos los sitios del planeta (algo que existe también por supuesto) sino en comparación con la valoración de usuarios. Y eso es lo que representa el listado de 10 posiciones por cada paginado que salen en automático al buscar algo en Google. Rodeadas de otras porciones de información, anuncios y demás (por ejemplo resultados de google maps o de todas las redes asociadas a un sitio web) su sitio web podría obtener alguna de ellas. Pero vamos más allá: Google no registra sitios web, registra páginas individuales y las agrupa. El paginado surge de la agrupación de los resultados de la búsqueda que realiza el usuario de Google con las palabras que haya elegido, cuando las pensó, por que lo hizo por alguna razón (¿necesidad de comprar?). Ese usuario en ese preciso instante, no pensaba en usted, pensaba en lo que quería buscar. ¿Se imagina si usted completa ese pensamiento? Si usted lo hace bien, su «posicionamiento» saldrá del mundo digital para situarse en el offline. Así de importante es este asunto.

Dos asuntos importantes adicionales

El primero si usted tiene un sitio web que no crece, todo lo anterior algún día se enfriará, se frenará, será «historial» ;). Lo que significa que con el tiempo, si Google ya no detecta qué más registrar del sitio web (páginas web), entonces el nivel (las veces en que la probabilidad se manifiesta) o repetición de esa oportunidad de encuentro con el usuario caerá y se limitará a las páginas que haya creado. Tomando en cuenta que esto lo saben millones de creadores de contenido en el mundo… ¿se imagina cómo se irá hundiendo su web en el mar de información? Bueno, no lo imagen tanto y póngase a trabajar.

Y segundo, si su sitio no es referido en las redes sociales, la dimensión social de su web no formará parte de las evaluaciones que realiza Google al evaluar los niveles de «recomendación» por parte de los usuarios. Así que será bueno que aplique todo lo que vaya aprendiendo del comportamiento social digital de la información en Internet a favor de su website, que finalmente es su casa digital.

Conclusión final

Entonces: ¿Un sitio web compite por el posicionamiento? Sí. Ese es el motor que mueve las comunicaciones en Internet y finalmente el resultado al que todos aspiran como factor de diferenciación y competencia digital. El posicionamiento en Internet pega y duro y no obtenerlo es condenar la inversión web hacia la basura, así de claro.

Si usted desea enfocarse únicamente en el diseño tiene un camino de resultados si quiere ir más allá, tiene otro.
Consejo final: cambie de diseñador/desarrollador web si acaso detecta que en este asunto no hay cómo avanzar.

Sergio González Marín
Director – OVERFLOW
http://www,overflow.pe
https://www.facebook.com/overflowpe 

Boletín Overflow

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *