¿Perdiendo la voz en la comunicación moderna?

¿Cuántas veces te has encontrado con la sorprendente conclusión de que al trabajar con tecnología o ser amante (por no decir adicto) de tu celular, pasas el tiempo lejos de las costumbres de una comunicación directa? Muchos dicen que la tecnología es la causante de que el ser humano esté perdiendo la voz en la comunicación moderna, aunque de hecho estamos perdiendo la capacidad de hablar correctamente. Algunos dicen que lo primero que ocurrirá, es que dejemos de escribir correctamente, pero eso ya está ocurriendo.

Los nativos digitales quizá no lo noten, pero poco a poco el ser humano está abandonando el uso de la voz para trasladar una comunicación «cara a cara» hacia los dedos y dedicarse al quehacer digital, a la escucha, o en el peor de los casos, a la escritura como reemplazo de esa voz.  Este «cuadro preocupante» se da sobre todo en las ciudades, pero en realidad tiene mucho que ver con los usuarios de la tecnología, estén donde estén.

Haciendo gala de los dedos en las pantallas de nuestros smartphones puede sonar lo último en la moda tecnológica, sin embargo, cada avance más, la dependencia con la tecnología, nos quita un poco más, esa capacidad llamada «uso de la voz». ¿En tu caso, tu prefieres hablar o escribir? ¿mirar a la cara o digitalizar tus reuniones? ¿Has visto a la gente caminando en la calle mirando su pantalla sin más? ¿En dónde radica la preocupación? ¿Es todo ésto perjudicial?

OVERFLOW OPINA

Primero por que la voz es el canal natural de la comunicación y si en ese canal no somos capaces de establecer vínculos. A través de la voz, las emociones se transmiten en la comunicación, sin ella, quedarán relegadas al cómo interpretes los caracteres de texto y no a cómo intercambies señales físicas con tus pares. La ventaja es que el ser humano leerá más, la desventaja es que las emociones tenderán a diminuir pues ya no son tan necesarias.  A menos que todo lo disfrutes en mayor medida, en solitario, del otro lado del dispositivo que se conecta contigo.

Segundo por que los neurólogos advierten que nuevos procesos cerebrales nos podrían estar llevando hacia la sucesiva involución de las cuerdas vocales y eso podría significar un día que sólo pensemos y no hablemos; así que en la carrera frontal frente al hecho de estar perdiendo la voz en la comunicación moderna, algún tipo de decisión debemos tomar.

Tercero. Diremos que todo dependerá de qué tanto se adecue el ser humano al rol y la dependencia con la tecnología para conocer los efectos, que por dejar de usar su voz, le conecten con el silencio y el desarrollo de la reflexión por ejemplo, o aceleren otras condiciones que antaño se valoraban en mayor medida.

¡TOMA MIENTRAS!

¿Realmente nos quedaremos sin voz y desarrollaremos mucho más los dedos, alargándolos hasta lo más posible? 

¡Lo sé! ¡Se te ha venido a la mente la imagen del último Marciano que te visitó en casa y no dijo ni pío! 😉 (por ahí me dijeron que sólo transmiten pensamientos)

El último marciano que te visitó para conversar

El último marciano que te visitó para conversar

Broma aparte, sea malo o bueno, creo que puedes dejar de leer de vez en cuando e ir a hablar con alguien, y recordar o disfrutar el impacto de una comunicación tradicional de siempre.

¡Qué tengas éxitos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *