El hoy que nos depara mañana en los negocios

El hoy que nos depara mañana

Esta es una propuesta guía para los Emprendedores que piensan hoy, en el futuro. Un futuro que cada vez se acerca más y más hasta representar breves períodos de tiempo y gestión. Allí donde el cliente sea el único enfoque válido por investigar y tomar decisiones alrededor, los negocios deberán pensar en rediseñarse para poder vivir. Los cambios afectarán su visión, planes, operaciones y mercados. Eso es lo que veo venir.

Pensar en el futuro

No es sencillo hacerlo cuando las noticias nos muestran hambre, delincuencia, guerra, calentamiento global y abandono moral en todas las edades del ser humano. Tampoco si notamos que todos andamos dormidos, auto envenenándonos con productos cada vez más nocivos y poco centrados en el bienestar. Mucho menos si estudiamos y defendemos la filosofía del costo bajo y gran margen que no soluciona la pobreza más preocupante y condena a grandes poblaciones en latitudes lejas, al trabajo de baja remuneración.

Podríamos estar enfrentándonos a un ejercicio ilógico, poco práctico y para nada real. Pero existe algo real en este objetivo y tiene que ver con «vender la idea y luchar por que la compren» sobre todo los más escépticos, pues sólo si los seres humanos entendemos que el emprendimiento positivo e integral es viable para crear un mundo con proyección de futuro, nuestros hijos heredarán lo mejor. La esperanza es sólo el primer escalón que debe llevarnos a la actitud de ejercer los valores más contributivos con cada entorno en el que nos desarrollemos.

Como parte de este ejercicio me concentré hoy en identificar algunas tendencias que bien podrían ser identificadas como la base del camino hacia un mundo centrado en lo positivo. Cada línea corresponde a lo que hacen, logran, desarrollan y defienden las empresas en el futuro y por tanto la guía o luz para los emprendedores de hoy. Por supuesto la propuesta no debe quedar aquí sino salir hacia tu emprendimiento para transformarla en algo mejor con cada día transcurrido.

Propuesta Guía para los Emprendedores del futuro

El cliente define en el futuro qué productos se irán creando

Crear productos y servicios desde los beneficios que éstos suponen para tus clientes es algo que funciona y constituye la estrategia de enfoque en el cliente que todos los Consultores recomendamos seguir a raja tabla. Sin embargo, muchos emprendedores priorizan su «olfato» o las opiniones que resultan como ganadoras de una nutrida discusión entre socios. No digo que esté mal, simplemente señalo que es mucho mejor, en todo caso, validar las ideas con los clientes quienes finalmente son los «dueños de la billetera». En el futuro nadie pensará en nombre del cliente anticipándose a sus deseos, lo usual y normal, será empezar desde el mercado y terminar al interior de la empresa con una oferta coherente, que previamente haya sido evaluada por los consumidores.

En el futuro «satisfacer» será igual que «seguir de cerca las necesidades de alguien con Nombre y Apellido»

Te van a decir en tu vida emprendedora hoy, que te enfoques en un «Mercado objetivo» y que encuentras un «nicho de mercado» y quizá al principio, esto te sueñe a algo así como mezclar arroz con pollo y mermelada de papaya. Pero en el futuro la satisfacción como resultado de tu esfuerzo, sólo podrás alcanzarla siempre y cuando conozcas muy bien el perfil de cliente que deseas tener y ese será tu cliente objetivo. Cuando lo lógico es responder ¿qué beneficios de quien vas a satisfacer? siempre tendrás que pensar en alguien de carne y hueso, alguien de verdad no en perfiles genéricos (eso es una distracción teórica poco rentable). Es por ello que las estrategias «One to One» que puedes buscar como «estrategias 1 x 1», ahora que el Internet y el Big Data nos rodean, están regresando con fuerza y mejoradas. ¡Ponte al día en tus enfoques!

Crecer irá de la mano con el entendimiento de un consumidor cambiante

Los clientes de hoy ya no son los del pasado como te estarás dando cuenta. Principalmente por que vivimos rodeados de información y gran parte de ella, son ofertas, mensajes o propuestas de felicidad. Y si algo hacemos en gran cantidad con nuestro tiempo, sin duda es comprar o consumir. Si esta tendencia sigue así, en algún momento las personas tomarán decisiones (como ya lo hacen) que duran poco tiempo, seguirán tendencias, opiniones válidas (o apreciadas) y si no relacionas tus productos o servicios con ese tipo de cambios, es probable que en el futuro, no puedas crecer.

La «oferta», se mudará del todo hacia el entendimiento del nuevo concepto de calidad

Cuando la calidad comenzó a utilizarse como concepto, se hablaba en aquel entonces, de lo bueno, lo durable, lo que estaba hecho de excelentes materiales. Hoy sabemos que esas «características organolépticas» connotaron percepciones que ya no son las mismas en el consumidor de hoy. Los clientes de hoy buscan a veces lo contrario, o a veces algo mucho más sensorial. En el futuro, la producción aterrizará del todo en una planificación centrada en la calidad como percepción del cliente objetivo, es decir en «lo que desean comprar y experimentar». ¿Te has preguntado hoy qué quiere comprar tu cliente en realidad?.

Relaciones con efectos de exclusión para los negocios nocivos

Las empresas del futuro se «auto-entienden» como una red de procesos vinculada con otras redes de procesos, que buscan incrementar su rentabilidad, sin pasar por encima de los derechos de los demás. Y no lo decimos así, por que tengamos de hacerte la confesión de que venimos del 2050. La tendencia del consumidor se está disparando hacia la creación de valores mundiales de respeto al ser humano, a todos los seres vivos y al planeta y tarde o temprano ese respecto se va a clavar con todo en las relaciones. Los procesos de hoy serán rediseñados, sobre la base de su efecto en la competencia, en el consumidor y en el bienestar. Los derechos de los demás, serán entendidos principalmente como el derecho a la felicidad y a la vida con plenitud. Si en ese futuro, actuamos como lo hacemos hoy, lo más probable es que quedemos fuera. Se nocivo podría ser el equivalente actual de enfocarse en una encarnizada competencia para destruir a tu vecino comercial, o vender lo que sea con el único ánimo de lucrar. Hazle seguimiento a esta tendencia quien sabe se instale más rápido de lo que estamos imaginando.

En el futuro existirán empresas con puestos únicos, sin títulos y rotativos

Hoy ya se están diciendo algunas cosas como “todos venden”, o inclusive se está apreciando el uso de la «filosofía de clientes internos» en mayor medida. Las empresas ven complicaciones en mantener los «escalafones salariales», el Estado recibe críticas debido a las enormes diferencias que los funcionarios tienen con la población en términos de ingresos, las necesidades de ganar más crecer inclusive en quienes laboran de modo fijo. De hecho la rotación de personas en diferentes puestos de la empresa, ya es algo que se maneja, tanto como la preparación integral en las experiencias laborales por medio de procesos de «trainee» o «inducción» que tarde o temprano se convertirán en la base de toda esta nueva idea. No vemos para nada ilógico, que las empresas un día opten por eliminar los puestos, los títulos y nombrar como «colaboradores» a todos los integrantes de la planilla, para centrarse en el aprendizaje integral de todas las funciones existentes. Inclusive hasta una vez alcanzado ese nivel, que muchas veces hoy ya existe y se ve como abuso laboral, la cantidad de trabajo y las actividades se irán optimizando hasta concentrarse en las más importantes o las que aportan a todo lo demás que hasta el momento estamos analizando. Y si no ocurre en toda la empresa, gran parte de ella incluirá una nueva elite de trabajadores con grandes capacidades para rotar en cualquier puesto (algo que en algunos niveles Gerenciales ya viene ocurriendo).

En el futuro confiaremos solo en aquellos productos y servicios que nos muestren todo

Las empresas del futuro es muy probable que se muden al video en vivo, a la emisión instantánea de mensajes hacia el consumidor, y que vivan dentro de la TV, lo que incluya ver cómo funcionan los negocios, como se diseñan los productos junto con los clientes, y como se realizan las compras. Quizá, mientras compremos alguien nos vea y nos de like. Hoy es claro que el consumidor evalúa más y quiere saber más, asi que estamos a un paso de convertirnos en testigos de todos los procesos de la empresa, teniendo en cuenta que además, las regulaciones están tendiendo a la protección del planeta y del medio ambiente (entre otros aspectos), es más que probable a que todo lo que no vemos tras puertas cerradas, se aprecie en vivo y en directo. Y si te ha parecido que esto ya ocurre «por partes», es por que tienes clara la tendencia. Entonces, las empresas que no sean capaces de atreverse a ser reales, de hablar, de transmitir con coherencia, de fabricar con responsabilidad, de narrar con la voz y el cuerpo en y de cada uno de sus trabajadores, la tendrán súper complicada y quedarán relegadas a ese mercado donde se combate permanentemente el bombardeo de impactos publicitarios tal cual jungla conceptual sin validación real.
Se nos han quedado varias tendencias en el camino de este ejercicio de alucinación sobre el futuro empresarial y el mercado que nos espera a la vuelta de la esquina. Sin embargo creemos que resulta importante tomar estas ideas como base, para enfrentarse con éxito, al entorno de cambios actuales que nos impactan hoy como Emprendedores.

¡Fuerza y Éxitos!

Sergio González Marín
Director – OVERFLOW
http://www,overflow.pe
https://www.facebook.com/overflowpe 

 

 

 

Boletín Overflow

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *