¿Cómo saber si mi negocio nuevo anda por buen camino?

Cómo saber si mi negocio nuevo va por buen camino?

El reto de un negocio nuevo

Cuando uno anda sobre los primeros pasos de un nuevo negocio, debe tener algo claro: ¿Mi negocio ofrece algo nuevo a un nuevo mercado? La novedad tradicional se enfoca en una categoría de negocio ya explorada, que se ejecuta de forma diferente, pero en medio de la novedad total, hay un mapa de límites desconocidos. Si estás entre la novedad tradicional y la innovación total (o muy cerca), tener este tipo de dudas es lógico y hasta coherente. Por lo demás, el reto consiste en darse cuenta que una cosa es el deseo de saber y otra muy distinta el conocimiento de poder aplicar cómo medir. Así que como emprendedor te toca auto evaluar si estás desinformado o vives una especie de miopía o si lo que sucede es que las técnicas de medición no te acompañan al momento de ser ejecutadas y corregir. Aún así, descubrirás a lo largo de este contenido, que también es un asunto de visión empresarial, formalidad y acuciosidad.

Aquí algunas de las frases que suelen representar la duda de la que hablamos

  • Estoy todo el día metido en mi negocio y a veces no se si voy bien o mal…
  • Hago tanto de verdad, pero no veo que las cosas mejoren…
  • ¿Qué puedo estar haciendo mal?
  • Ni si quiera se que estoy haciendo bien
  • ¿Cómo puedo medir si no se qué medir?
  • ¡Me preocupa porque antes crecíamos y ahora todo se ha detenido!
  • Llega mucha gente a la tienda pero nadie compra. Siguen llegando y ya no se qué más hacer.
  • Me va super bien pero.. ¿y si un día se acaba tanta belleza?

¿Te identificas con alguna de estas preguntas? (Si tienes una diferente relacionada con este tema, anímate a participar enviando un comentario)

Antes de empezar un poco de “ubicaína”

Cuando alguien me pregunta cómo puede saber si su negocio nuevo va bien, tengo una larga lista de preguntas que tras enunciarlas, lo usual es que la persona en cuestión pase de un estado dubitativo a uno que podríamos describir como: “¡Wow todo eso ya lo sabía!”

  • ¿Tienes un Plan?
  • ¿Concebiste dentro de ese plan un modelo de negocios?
  • ¿Cuánto demoraste en concebirlo y qué hiciste para lograrlo?
  • ¿Incluiste a tu cliente en ese plan, es decir, conversaste previamente con futuros clientes o clientes objetivos para diseñarlo?
  • ¿Lo estás siguiendo al pie de la letra o has modificado algo durante su ejecución?
  • ¿En qué mes o año de ejecución te encuentras?
  • ¿Estás alcanzando los resultados que esperabas en esta etapa?
  • ¿Qué exactamente es lo que sí está ocurriendo?
  • ¿Qué exactamente es lo que aún no está ocurriendo?
  • ¿A nivel de recursos – tomando en cuenta tu plan- los invertiste todos o algo no fue invertido?
  • ¿Esa inversión, la real, la que sí hiciste, ha sido recuperada o ves que la tendencia es que sea recuperada?
  • etc

Usualmente: El que sabe preguntar en el momento oportuno con la pregunta adecuada, obtendrá la respuesta adecuada (este es el mejor de todos los trucos para analizar cómo vas caminando)

Implementar las ideas del plan es lo complicado

Estas son preguntas de Consultoría, y para no aburrirlos con todos estos detalles me detendré para explicar el punto clave. Cuando uno emprende un negocio y se encuentra antes de los 3 años (quizá hasta los 5 años) es ciertamente válido que las dudas respecto de cómo evaluar surjan. A la mano, en la mayoría de los casos, tenemos a un asesor contable externo (un Contador) que según lo que hayamos pactado con él (la mayoría no lo contrata para analizar el desempeño de los resultados contables) nos dará luces al respecto. Sin embargo las preguntas que hemos leído apuntan al estilo de gestión, a la toma de decisiones, a la forma como el líder de la organización resolvió la implementación del Plan de Negocios. Implementar esas ideas sin que se manifiesten las “Crisis de Ejecución del Modelo de Negocios” es como pretender que el día sea día sin que salga el Sol, así de real, así de crudo, así de inevitable. Si conoces las criisis que se pueden manifestar y te anticipas a ellas, entonces tu camino mejora sin duda alguna.

Feeling sí, pero encuentra el balance correcto con la acción

Algunos emprendedores esperan una respuesta mágica como si se tratase de la experiencia de visión a través de un oráculo. Bueno, a ese estado de anhelo le llamo “Angustia sentimental por los resultados”. La realidad es que los resultados que se definen en un plan no sólo dependen del cliente, del proveedor, del líder, de los colaboradores, de los recursos, de las decisiones, de los tiempos, de las implementaciones… la dependencia es terriblemente real, pero algo si me queda claro: si de algo no dependen, los resultados, es del plan. Es decir, nadie con tan sólo hacer un plan, obtiene lo que el plan establece, hay que meterle punche y bastante. Si cada definición en tu plan la visualizas como un compromiso te será más fácil darte cuenta cómo es que va tu negocio nuevo, al menos antes de que pases la etapa de “ser tu todo el negocio” (ampliaremos este concepto en otro artículo).

Alcanza un estado de análisis viable

El análisis por otro lado, también tiene sus bemoles. Sin cifras que se capturen, no existe análisis posible. Así que si en tu negocio estás acostumbrado a mantener dos, tres, cuatro o hasta cinco “contabilidades”, tres realidades, cuatro tipos de gestión, ocho maneras de reaccionar ante tus metas, entre otras “perlas de la gestión informal”, sin duda, acabarás desorientado por no decir a punto de la locura. Me imagino que analizar un negocio con tantas distorsiones es de genios y para contratar un genio, no te va a alcanzar tu capital, así que la mejor idea, es partir desde una misma base de análisis, lo más cercana posible a la realidad. Aquí otra vez, la gestión coherente es importante. Sólo quien es capaz de medir, es capaz de analizar.

Pero no te engañes, no todo es medible.

Es cierto. La mayoría del análisis cuantitativo, análisis contable, financiero o del flujo de efectivo, incluyendo los reportes contables exigidos y no exigidos por la Ley, sólo revisan lo que es medible. Y si detectaste este problema, es signo de que andas enrumbado y a tono. 🙂 Pero el problema sigue. Iremos al grano: Para todo lo que no puedas medir aplica lo siguiente:

  • Busca la fuente de emisión (generalmente será un colaborador, un proveedor o tu mismo, pero debes preveer que puede ser cualquier cosa)
  • Revisa el comportamiento de la fuente a nivel de causa, efecto, consecuencias y resultados dependientes de todo lo anterior.
  • Crea una especie de flujo grama o un cuadro que te permita entender el “sistema” que se ha creado alrededor
  • Avanza por tramos en tu análisis. Donde debas mirar datos, los hallarás. Donde debas conversar, entrevistarás.
  • Ejecuta cuando estés confiado de que el sistema es perfectible. Allí donde debas cambiar o mover piezas del sistema, las cambiarás.
  • Empieza nuevamente el proceso descrito cuantas veces sean necesarias. LLegará un momento en que podrás entender lo que ocurre y además de dominarlo, ser capaz de alterar sus resultados (el truco está en sistematizar las evidencias).

Cómo saber…

“Nadie nació sabiendo” me decía mi Abuela y luego mi Padre de pequeño y es algo que a veces olvido y al mismo tiempo me sirve para estar atento y alerta. Cuando somos emprendedores pensamos que todo está dado y terminamos angustiados en vano. No hay nada más efímero además, que el conocimiento en nuestros tiempos. ¿Por qué? Pues porque dura poco o cambia constantemente. Así que la pregunta correcta no es “Cómo se…” sino “Cuándo puedo saber”. Ese cambio en la pregunta te llevará a buscar los momentos adecuados y a darte cuenta que el punto no es preguntarse constantemente, sino tener una actitud frontal hacia algo importantísimo: La necesidad de aprender. Entonces: ¿Cómo sabes algo? Buscando el “Cuando lo aprendes”. Así de sencillo.

 

Espero que esta entrada te sea útil para satisfacer esos momentos de dudas que todos tenemos. !Éxitos!

 

Sergio González
Director Overflow
http://www.overflow.pe


Boletín Overflow

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *