Antes y el después de abrir un nuevo negocio

Antes y el después de abrir un nuevo negocio

Antes y después de abrir un nuevo negocio se sientan las bases para su futuro éxito, se ponen en marcha la visión de su fundador y se toman las decisiones que enfocarán el quehacer productivo durante la etapa más compleja: el inicio de operaciones.

La mayoría de negocios arranca con definiciones centradas en la "creación desde la oferta"  o "la mirada de la competencia". Pocos son los negocios, aunque cada vez más, los que aplican las nuevas herramientas de la innovación o inclusive las metodologías ágiles.

 



El Valle de la muerte emprendedor

Antes no era un término muy común pero hoy en día el valle de la muerte emprendedor que crea su nombre por la gráfica de crecimiento de los primeros 3 años (en algunos casos 1 año) expresa el tiempo en el cual la mayoría de negocios, después de abrir, quiebran y por tanto cierran.

La quiebra está muy vinculada a la ausencia de ventas, al pésimo manejo financiero y al desastre en la gestión del pago de impuestos. Sin embargo, hasta la innovación tiene un riesgo de quiebra, probablemente menor, pero lo tiene.

Tener en cuenta cómo gestionar el inicio de las operaciones tomando en cuenta este concepto, es vital para el negocio.

Abrir un nuevo negocio trae nuevos retos para los emprendedores



La partida de nacimiento empresarial

Nacer de forma tradicional versus hacerlo desde los procesos de diseño ágil de negocios que hoy se utilizan, sí crea distancias importantes y resultados diferentes al momento de emprender. Principalmente por el impacto de la metodología en la creación de valor y rentabilidad.

Las principales variables en juego son:

  • Costos de la puesta en marcha: Formalización, asesorías, compra de infraestructura, suscripciones logísticas, temas de oficina.
  • Presencia o nivel de investigación previa: Sondeos, focus groups, investigación de mercado, búsqueda de clientes o lo mismo pero desde la innovación.

El impacto de lo anterior se notará en:

  • Conocimiento del mercado: 
  • Identificación de futuros clientes
  • Diseño del producto o servicio

Los negocios que nacen de forma tradicional se enfocan en las ventas como núcleo de su estrategia. Mientras, los que nacen desde la innovación, aprecian en mayor medida la calidad vista como el pleno enfoque en el cliente.

Lo que sigue después de abrir el negocio varía y se distancia entonces, debido a las diferencias que plantea la visión empresarial.

Para poder complementar esta información te sugerimos leer sobre Design Thinking, Lean Start Up y Metodologías ágiles.

La ubicación de la oficina y el inicio de operaciones

Un antes y después de la idea de negocio puede significar una enorme inversión de presupuesto o no, cuando estamos en la implementación.

Un menor enfoque en la oficina tradicional le abre las puertas a un mayor enfoque en el cliente.

Las operaciones de contacto, en lugar de esperar a que los vendedores se sienten en los escritorios para buscar prospectos, se da, prácticamente en cualquier parte, sea virtual o física.

Como tendencias importantes se encuentran los "espacios de trabajo compartido" "el autoempleo o trabajo de vinculación libre" e inclusive "la contratación digital" que tienen como trasfondo el abandono de los principios empresariales centrados en la oficina, tienda física y similares.

Esto no quiere decir que no funcione el esquema tradicional, sólo quiere decir que en alguna etapa inicial, muchas empresas rentabilizan sus operaciones utilizando el aprendizaje de enfoques de trabajo diferentes. Lo físico, lo virtual o lo compartido, dependerán de la visión.

Te darás cuenta tarde o temprano que aprender del cliente es vital

La demanda y la oferta han estado reñidas. Ya no vivimos aquellos tiempos donde una o dos opciones monopolizaban el mercado y todos se preguntaban cómo era aquello de hacer empresa. Las barreras han caído. El emprendimiento es el estándar.

En el después de un negocio nuevo, pretender darle más peso a definiciones internas, incrementa el riesgo de quiebra. Inclusive asuntos como ver qué hace la competencia también.

¿Por qué? Simple: el que importa es el cliente y sus necesidades insatisfechas. Y más aún, si acaso está o no, dispuesto a satisfacerlas y de qué modo. Si eres capaz de emprender, averiguando cómo convertir tu negocio en un satisfactor, el mercado es tuyo.

¿Qué puedes hacer?

  • Encuestas escritas en el punto de venta o cuando te encuentres con clientes
  • Practicar siempre una escucha activa
  • Preguntar y jamás dejar de preguntar
  • Obtener datos sobre el consumo y las preferencias
  • Crear soluciones con los clientes (co-creation)
  • Buscar hallazgos provenientes de clientes (design thinking)
  • Implementar negocios satisfatores (lean startup)

 

Los equipos de trabajo

¿Formaste una empresa unipersonal? ¿Te faltan manos? ¿No logras mantener estable el primer puesto de trabajo en tu organización? ¿Todos los puestos de trabajo de tu organización tienen alta rotación?

Sin un equipo de trabajo estable, enfocado, empoderado y capacitado, con elevado compromiso y sin motivos para irse de tu lado, el "después" se torna oscuro.

Y finalmente, las empresas unipersonales, tómalo en cuenta, están condenadas a la subsistencia. Casos excepcionales, podrían demostrar lo contrario.



Retroalimentación

Los negocios nuevos que más escuchan a sus clientes, a sus trabajadores, a sus proveedores y a cualquier situación que "algo quiera transmitir" son los que más crecen en el "después". La retroalimentación es característica de la proyección de futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *