Cómo definir objetivos y metas de nuestro emprendimiento

Cómo definir objetivos y metas de nuestro emprendimiento
Diferentes metas pueden apoyar el logro de un objetivo

Un objetivo se centra en un estado por alcanzar, por ejemplo transformar un negocio de A en B. Una meta, incluye una medida, un nivel de lo realizado, algo tangible o mensurable, por ejemplo lograr B en 15 días. 

La relación entre objetivos y metas puede ayudarnos a definir de forma más sencilla, la relación que tiene el pensamiento estratégico con el operativo.

Dicho de otro modo, pudiendo definir a dónde y cómo llegar, la intención se hará más clara cuando también pensemos en el cuánto obtendremos una vez allí.

¿Tu emprendimiento tiene objetivos y define metas puntuales? ¿Quieres aprender sobre cómo definir objetivos y metas?



Pensamiento estratégico

Los objetivos, tradicionalmente hablando, forman parte del pensamiento estratégico, y éste del planeamiento estratégico.

Una estrategia comprende una o más ideas que dotarán a una entidad (marca, producto, servicio o persona) de un estado productivo, beneficioso, diferente, superior o desarrollado en comparación con si misma y con los demás, pero con respecto de un elemento tercero.

¿De qué nos sirve plantear la lógica del pensamiento estratégico?

Para usarla en nuestros negocios y resolver el rompecabezas:

  • Una o más ideas
  • Para añadir valor, productividad, beneficios, diferencias, estados superiores, desarrollo
  • A una entidad: producto, servicio, marca, empresa, persona
  • Que afecta su estado
  • En comparación con si misma o con entidades similares propias o de terceros

Formulación de objetivos

Elegir un objetivo claro para un plan estratégico en tu emprendimiento puede marcar la diferencia, ya sea que te encuentras resolviendo una problemática o deseas plantearte una que te ayude a dar el paso siguiente.

Para formular un objetivo es bueno tener en cuenta: 

  • El estado actual de tu emprendimiento 
  • El nivel de recursos directos, indirectos o posibles de tener en cuenta
  • Los aprendizajes y conocimientos necesarios que tienes o que debes obtener
  • El escenario competitivo en el que operas
  • El liderazgo interno que caracteriza tu organización
  • El ambiente laboral y motivacional que tu equipo manifiesta

Y el primer consejo que un emprendedor debe seguir para evaluar cada objetivo es simple: Ser realista y frío.

Tomamos la acepción vinculante a la palabra "objeto" y por ende nos enfocamos en la naturaleza del mismo y sus componentes para definir el concepto que defendemos de "objetivo"



Cifras, niveles y mediciones específicas: Las metas

Una meta es la forma más puntual de asignarle un resultado alcanzable a un objetivo realista.

Tomando en cuenta que el objetivo es un estado ideal que forma parte de la planificación, una meta específica lo es por que traduce ese objetivo en un nivel medible en términos de una unidad determinada.

  • Tiempo
  • Dinero
  • % de calidad
  • % del mercado
  • Número de transacciones
  • % de mejora con respecto de un plazo anterior
  • etc

Cada objetivo y su definición explicarán la presencia de una o más metas para lograrlo, lo que supone que, para alcanzar ese nuevo estado, se requiere trabajar con la entidad relacionada en términos bastante concretos.

Por ejemplo: 

  • Reducir las mermas de producción de lentes multifocales en 90% para el objetivo: "Incrementar la percepción, calidad y atención al cliente en la atención de procesos oftalmológicos en la tienda".
  • Elevar la prospección de campo a niveles de 20 clientes por día para los vendedores con más de 30 días de permanencia, además de llevar la efectividad de cierre al 50%, con un ticket promedio de S/. 119 para el objetivo "Profesionalizar e incrementar radicalmente los resultados del equipo de Venta consultiva". 
  • LLevar el tiempo de permanencia en la tienda a 45 minutos para las clientas embarazadas que piden probarse una prenda y vienen acompañadas o no para el Objetivo: "Incrementar la probabilidad de ventas en el punto de venta con clientes interesadas".

Habituados al mundo de las ventas, tomamos la acepción de metas como un dato puntual que empuja a quien la gestione hacia su obtención, pero sin duda, desde la visión de la Administración, viene desde la fijación de objetivos.

Pienso y siempre explico los objetivos y las metas como una moneda.

Queremos tenerla en el bolsillo, su peso y textura nos agrada, el significado de tenerla nos puede brindar un pensamiento determinado, pero sólo su valor nominal nos permitirá ser concretos con ella.

Medición y feedback

Los objetivos y las metas deben ser siempre revisadas. La revisión comprende las siguientes ideas: 

  • Observar de modo integral, todo aquello que permite alcanzar la meta, es decir, ver como encajan y combinan recursos, personas, políticas, procedimientos, entornos, clientes, etc. 
  • Tabular las mediciones y analizar el comportamiento de los datos para obtener información sobre la naturaleza del negocio en el que nos encontremos.
  • Tomar en cuenta a los clientes para conocer el impacto que produce en ellos, la obtención de objetivos y metas. Algunas veces, es necesario evaluar si todo está generando presiones innecesarias en los clientes o si se está fluyendo sin contratiempos.

Si deseas pasar al siguiente nivel lee nuestro artículo Gestionar enfocados en Objetivos

Espero que este aporte les permita entender lo mágico de la correcta definición de objetivos y metas a favor de sus planes y negocios.

Si requieren que les brindemos ayuda específica para poner en práctica y personalizar estas dinámicas en sus organizaciones, bastará con iniciar el contacto.

¡Éxitos!

Sergio González Marín
Director Overflow Emprende



Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »