Amor en el negocio o el trabajo

¿Es buena idea mantener relaciones amorosas en el trabajo?
¿Es buena idea mantener relaciones amorosas en el trabajo?

¿Funcionas mejor en el trabajo y en los negocios cuando vives una mejor relación?

¿El amor te complica el panorama de algún modo?

¿O tu vinculación con este tema es más bien tensa y bordea la denuncia?

¿Qué ocurre cuando el amor en el negocio o el trabajo se hace presente?

¿Se mezclan tanto como para complicarnos la vida?

Denunciar el acoso sexual en el trabajo es una responsabilidad

En el trabajo lo que menos debe existir es el denominado acoso sexual, que se presenta en mayor medida, lamentablemente, contra la mujer en muchas latitudes de Latinoamérica y el mundo entero.

No sólo por todas las connotaciones nocivas que este pésimo comportamiento trae,sino por demostrar que, nuestros procesos de selección, convivencia, liderazgo y organización tiene demasiados puntos débiles que subsanar y por cierto, riesgos si este flagelo aparece.

Un lugar de trabajo no puede ser el lugar donde se comentan este tipo de delitos y si ocurre, apoya a tus compañeras, o denuncia el hecho a las autoridades si estás siendo víctima.



Amor en el negocio o el trabajo: ¿es buena o mala idea?
Amor en el negocio o el trabajo: ¿es buena o mala idea?
Amor en el negocio o el trabajo: ¿es buena o mala idea?

Amor en el trabajo

El amor sin duda que es un sentimiento bastante nutritivo por decirlo de algún modo, sin embargo, en el trabajo puede ser todo lo contrario si afecta las decisiones importantes del día a día.

Sobre todo cuando se manifiesta como motivación para:

  • Transgredir normas, flexibilizar el control  o restar velocidad a las operaciones
  • Ocultar faltas o errores 
  • Abandonar el sistema de evaluación o méritos, reconocimientos y premios
  • Utilizarlo como criterio de incorporaciones o ventaja injusta de candidatos
  • Reemplazar calidad por decisiones subjetivas
  • Restar calidad a las decisiones financieras

En muchos casos, lo mejor es mantenerse al margen de las vinculaciones familiares o amorosas para no caer en la ausencia de objetividad.

Debe tomarse en cuenta los reglamentos internos, las normas vigentes y sobre todo la ética y la moral, según sea el caso.

En la mayoría de trabajos, de forma evidente o implícita se prohíbe vinculaciones para evitar posiciones que agreguen riesgos de gestión relacionados con asuntos económicos o de otra índole.

En las empresas familiares o en aquellas conducidas por parejas, el riesgo quizá se centre en mayor medida, en la toma de decisiones y en la ejecución a tiempo, que permita empoderar y fluir y es allí donde se debe centrar la mayo atención para evitar complicaciones.

Evitar que el Liderazgo se pierda o se confundan los valores de la organización es el fin detrás de cualquier tipo de regulación aplicable al amor o a las relaciones familiares dentro de las empresas.

Es común que las empresas dispongan de políticas vinculadas al amor, más allá de aquellas que por ejemplo apoyan a la mujer embarazada, lactante, permiten coordinaciones familiares pertinentes, reuniones sociales fuera de la empresa para integrar al personal, entre otros, que refuerzan la cultura organizacional, se añaden a las normas y no están relacionadas con las operaciones.

Amor en los negocios

Los emprendedores no están libres de ser afectados o beneficiados por el amor en los negocios y lo digo así porque existen casos que manifiestan complicaciones y en otros casos, grandes desafíos que terminan siendo exitosos gracias a la pareja que está detrás.

El amor en los negocios puede, en ausencia, crear un enorme riesgo emocional que se va a traer abajo el emprendimiento o brindar el soporte emocional necesario para resistir los primeros años que siempre demandan desgaste y empuje.

¿Por qué esta dualidad se manifiesta en mayor medida en el emprendimiento? 

Principalmente por el empleo del tiempo y la forma como la organización se gestiona (usualmente por proyectos o pedidos de clientes) lo que deja más libertad disponible que en el caso de las empresas y los equipos de trabajo.

Es justamente esta libertad, que mal utilizada puede causar problemas, o por el contrario, bajo el criterio adecuado, explicar el éxito.



Cuando el amor otorga balance

El otro aspecto del amor en los negocios o el trabajo tiene que ver con aquellos emprendedores o trabajadores que mantienen una relación emocional, amorosa o matrimonial que no está vinculada al emprendimiento o al trabajo pero que aporta mucho de positivo.

Sea el caso de una mujer u hombre que tiene apoyo de su pareja para: 

  • Crecer y tomar las oportunidades que su centro de labores le brinda.
  • Estando o no en el mismo nivel profesional o de resultados económicos, no variar en lo absoluto lo que les une.
  • Ser un aliado y escucha activo/a cumpliendo roles de motivación, apoyo en la reflexión del día a día y otros roles.
  • Respetar el deseo del otro de trabajar para alguien o hacer empresa complementándose
  • Entre otros...

Una pareja coherente y unida, puede explicar a través del amor, un éxito sin precedentes. 

Es por ello que muchas empresas evalúan el estado emocional de sus candidatos y averiguan de algún modo qué caracteriza sus relaciones, algo que a pesar de que en muchos países se maneja como privado y como algo de no tomarse en cuenta, sí que influye.

La persona humana que expresa y siente amor por los demás en una familia o lo practica con su pareja, en cualquier caso, es una persona que tiende a expresar valores humanos hacia los demás.



Me he animado a reflexionar sobre este tema por empezar el mes de Febrero, conocido por todos como el mes del amor, esperando que estos mensajes implícitos nos ayuden a entender la relevancia de un balance emocional en cada uno de nosotros emprendedores, o trabajadores.

¡Todos los éxitos!

Sergio González Marín
Director Overflow Emprende

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »